La policía del Capitolio de Estados Unidos, Steven Sund, renuncia en medio de críticas a la respuesta del departamento a los alborotadores que irrumpieron en el Capitolio en protesta por la derrota electoral del presidente Donald Trump.

La renuncia de Sund entrará en vigencia el 16 de enero, solo unos días antes de la toma de posesión del presidente electo Joe Biden, dijo el jueves una portavoz de la policía. El anuncio se produce poco después de que el jefe del sindicato del departamento pidiera un “cambio en la cima”.

 Los oficiales están “frustrados y desmoralizados” con la forma en que la falta de liderazgo socavó la respuesta a la mafia, según un comunicado de Gus Papathanasiou, presidente del sindicato. Papathanasiou culpó al fracaso y la planificación mientras elogiaba a los oficiales por su trabajo.

“Priorizamos las vidas sobre la propiedad, llevando a las personas a la seguridad”, dice el comunicado. “Ningún miembro del Congreso o su personal resultó herido. Nuestros oficiales hicieron su trabajo. Nuestro liderazgo no. Nuestros socios de las fuerzas del orden que nos ayudaron fueron extraordinarios”.

La declaración no llegó a pedir la renuncia del jefe de la fuerza, Steven Sund. Sund elogió a los oficiales el jueves temprano, calificando sus acciones de “heroicas” y criticó el caos que estalló como “comportamiento criminal desenfrenado”.

La respuesta de la policía del Capitolio ha sido criticada por su incapacidad para mantener a los alborotadores fuera del edificio. Biden el jueves temprano criticó lo que describió como un doble rasero entre cómo reaccionó la policía ante la mafia pro-Trump versus cómo tratan a los partidarios de Black Lives Matter durante el verano.

 “Nadie puede decirme que si hubiera sido un grupo de Black Lives Matter protestando ayer, no habrían sido tratados de manera muy, muy diferente a la turba de matones que irrumpió en el Capitolio”, dijo. “Todos sabemos que eso es cierto. Y es inaceptable. Totalmente inaceptable”.

 En una entrevista con el programa “Today” de NBC , el exjefe de policía del Capitolio de Estados Unidos, Terrance Gainer, caracterizó la respuesta de la policía como “fracaso” y agregó que “plantea muchas preguntas”.

“Claramente hay fallas”, dijo. “Tiene que haber muchas preguntas y respuestas. Lo que está muy claro es que la policía subestimó a la multitud violenta y su tamaño, y sobreestimó su capacidad para controlarla”.

Los alborotadores pudieron entrar por la fuerza en el Capitolio el miércoles en la primera gran brecha desde la guerra de 1812, cuando los soldados británicos quemaron la legislatura. Trump había hablado con sus partidarios ese mismo día y los había alentado a dirigirse al Capitolio para protestar por el recuento de votos del Colegio Electoral por parte del Congreso.

 Las autoridades finalmente pudieron despejar el edificio de la turba y permitir que los legisladores regresaran a lo que antes se consideraba un proceso ceremonial. Los miembros de la Cámara y el Senado trabajaron durante la noche para certificar las boletas de los 50 estados, confirmando la victoria de Biden.

La Guardia Nacional ha sido puesta en una movilización de 30 días , lo que significa que los guardias estarán en el terreno hasta la toma de posesión de Biden el 20 de enero, dijeron dos funcionarios de defensa a NBC News.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here