Inmensos tornados con una furia desmedida fueron arrasando con todo lo que encontraban a su paso por los Estados de Kentucky, Illinois, Missouri, Arkansas, Mississippi y Tennessee. Hasta el momento, se han notificado 84 personas muertas durante la madrugada de este sábado.

El gobernador del Estado de Kentucky, Andy Beshear, alertaba de que “el número total de muertos podría ser mayor de 100″. “Los informes son realmente desgarradores”, lamentaba Beshear. “Tengo problemas para poner en palabras la devastación que veo”, aseguraba el gobernador.

El Estado de emergencia se declaró en la medianoche del viernes y se desplegaron equipos de rescate en las zonas más afectadas de Kentucky.

El presidente Joe Biden ha calificado los tornados que han azotado las regiones del sur y del centro de Estados Unidos como una “tragedia inimaginable”. “Quizá el más devastador de nuestra historia”.

El mandatario dijo a sus conciudadanos que el gobierno federal no iba a escatimar recursos para socorrer a los afectados por la larga serie de tornados.

Biden dijo haber conversado con el Gobernador Beshear, quien le confesó que lo que había contemplado era similar a “una zona de guerra, o peor”. Para Biden, lo sucedido en la madrugada del sábado está íntimamente ligado al cambio climático. El calentamiento global provoca que los fenómenos meteorológicos sean cada vez “más intensos”, aseguró el demócrata.

“Perder a un ser querido en una tormenta como esta es una tragedia inimaginable. Estamos trabajando con los gobernadores para asegurar que tienen lo necesario para la búsqueda de sobrevivientes y la evaluación de daños”, tuiteó Biden. A pesar de que los vientos ya casi no tienen poder de rotación siguen avanzando y junto a ellos copiosas tormentas. La Casa Blanca ha declarado su deseo de visitar la zona afectada pero quiere encontrar el momento adecuado, para no entorpecer las labores de reconstrucción y búsqueda de personas.

Las autoridades de Arkansas, Illinois, Kentucky, Mississippi, Missouri y Tennessee siguen trabajando esta mañana de sábado para confirmar el número de víctimas mortales entre los escombros. La violencia desmedida de los tornados y las tormentas han dañado de forma irreparable una fábrica de velas en Mayfield, Kentucky; un hogar de ancianos en Monette, Arkansas; un almacén de distribución de Amazon en Edwardsville, Illinois, perdía una gran parte del techo, provocando el colapso de una de sus paredes; de cientos de hogares, iglesias y colegios en los seis Estados quedan estructuras huérfanas de tejados y muros. Miles de hogares están sin electricidad y es difícil hacer una predicción de cuándo retornará.

Uno de los tornados se desplazó a lo largo de más de 225 millas (unos 365 kilómetros) por Kentucky, el Estado más golpeado. El Servicio Nacional de Meteorología reconoce ya ese tornado como el más largo de la historia. Las imágenes que se comparten en redes sociales y en los canales de televisión norteamericanos mostraban techos de casas o naves industriales arrancados de cuajo al paso de los tornados. Para el gobernador de Kentucky, los daños como consecuencia del temporal serán “de los peores que hayamos visto en mucho tiempo”.

El senador de Kentucky, el republicano Rand Paul, prometía no escatimar en esfuerzos para asistir a los damnificados. “Nuestros corazones están destrozados por todos aquellos que sufrieron las terribles tormentas de anoche. Mi equipo y yo haremos todo lo posible para ayudar a los funcionarios locales y estatales mientras actúan con emergencia, y ayudaremos sin pausa a las familias y empresas a que puedan acceder a los recursos para la recuperación”, Tuiteó Paul.

Las zonas más dañadas se encuentran en Mayfield, en el oeste de Kentucky, donde el tornado ha afectado a infraestructuras, negocios y residencias. Alrededor de 110 personas se encontraban en el interior de una fábrica de velas cuando el tornado arrasó el área, dejando a los trabajadores atrapados. “Creemos que perderemos al menos a docenas de estas personas”, ha señalado Beshear.

En Estado de Tennessee, al menos a tres personas han muerto a causa del temporal, según ha confirmado el portavoz de la Agencia de Emergencias del Estado, Dean Flener. Y en el norte de Arkansas, en Monette, al menos una persona ha muerto y cinco resultaron heridas cuando un tornado destrozó el techo de una residencia de mayores donde se encontraban.

Durante varios días se ha ido advirtiendo a las comunidades a lo largo de la frontera estatal entre Kentucky y Tennessee que era posible que se produjeran tornados fuertes. Según relata el diario The Washington Post, un canal de noticias local suplicó a los residentes que se tomaran el pronóstico en serio y se refugiasen. “Nos dijeron que no nos lo tomáramos a broma”, explica Ryan Mitchum, en Mayfield, para el diario de Washington. Según el relato de este hombre, se acurrucó con su novia en el pasillo de la casa pero el inmueble se movió con tal violencia que se escondieron dentro de un armario. “Era como la escena de una película”. Desde su camioneta, Mitchum grabó las calles llenas de escombros de lo que era el centro histórico. Mitchum grabó desde su camioneta mientras conducía por calles llenas de escombros y lo que era el centro histórico. “Mayfield ha sido borrado del mapa”.

Según informa la cadena CNN, Kevin Thompson capturó en vídeo, sobre las 11 de la noche del pasado viernes, las tormentas que se acercan mientras se encontraba en la terraza de su casa en Central City, Kentucky. En el vídeo, se pueden escuchar las escalofriantes sirenas de aviso de tornado de fondo mientras la total oscuridad es interrumpida brevemente por destellos de relámpagos que dejan ver el avance del tornado.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here