El primer ministro Justin Trudeau condenó la ola de incendios en las iglesias católicas de todo Canadá, diciendo que, si bien es comprensible que la gente esté horrorizada por los hallazgos de 1,148 tumbas sin identificar de niños indígenas en tres antiguas escuelas residenciales, eso no justifica los actos destructivos.

“Es inaceptable y erróneo que se estén viendo actos de vandalismo e incendios provocados en todo el país”, dijo Trudeau a los periodistas el viernes 2 de julio en una clínica de vacunación en Ottawa. Asimismo, condenó el “aumento de la intolerancia, el racismo y el odio que estamos viendo”.

La Policía reportó que 10 iglesias fueron vandalizadas el Día de Canadá, el 1 de julio, en Calgary, Alberta. Las autoridades creen que, por la forma como fueron ejecutados los actos vandálicos, se hizo en señal de protesta por el descubrimiento de tumbas sin identificar en escuelas residenciales.

Incluso se encontró el número 215 en algunas iglesias, que coincide con la cantidad de tumbas sin identificar que se descubrieron en mayo en la antigua escuela residencial de Kamloops, Columbia Británica.

Cuatro iglesias católicas fueron quemadas en la última semana y todas estaban en tierras de las Primeras Naciones, conocida también como Naciones Originarias de Canadá.

“Quemar iglesias en realidad está privando a las personas que necesitan sanación y duelo de lugares donde realmente pueden llorar, reflexionar y buscar apoyo”, agregó Trudeau.

En tanto, el presidente de las Naciones Indígenas Soberanas, Bobby Cameron, y otros líderes instaron a boicotear los servicios religiosos a partir del domingo, hasta que la Iglesia Católica pague 20 millones de dólares prometidos a los sobrevivientes de las escuelas residenciales.

Aproximadamente 150 mil niños indígenas fueron separados de sus padres y obligados a asistir a escuelas residenciales en Canadá, desde 1890 hasta 1996. Las iglesias católicas administraban alrededor del 60 % de las 139 escuelas residenciales de Canadá.

Muchos menores de edad no soportaron golpizas y abusos sexuales mientras se les enseñaba la ‘cultura blanca’. Se estima que murieron al menos 4 mil niños y niñas indígenas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here