Henri se degradó a tormenta tropical este domingo y tocó tierra en Rhode Island, al noreste de Estados Unidos, informaron meteorólogos estadounidenses, mientras millones de personas en Nueva Inglaterra y Nueva York se preparaban para sus vientos y marejadas.

Una franja de la costa noreste, incluida la ciudad de Nueva York, estaba bajo alerta a última hora del sábado, cuando Henri se convirtió en huracán y amenazó con ser el primero en golpear Nueva Inglaterra en 30 años.

A las 12:00 GMT, el ojo de Henri estaba 65 kilómetros al sureste de Montauk Point, en el estado de Nueva York y soplaba con vientos máximos sostenidos de 110 Km/h, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos.

El empeoramiento de las condiciones meteorológicas había obligado la noche del sábado a cancelar el gran concierto que tenía lugar en Central Park para marcar el reencuentro de los artistas con el público neoyorquino tras la pandemia.

El cantante Barry Manilow fue interrumpido en mitad de una canción por una voz por los altavoces que instaba a los asistentes a avanzar rápida pero tranquilamente hacia las salidas más cercanas.

Parte del noreste del país, incluida Nueva York, fue declarada en alerta el viernes por la aproximación de Henri, que el centro meteorológico estadounidense calculaba tocaría tierra en calidad de huracán.

Estado de emergencia

Ante la amenaza, varios gobernadores llamaron a la población a la cautela.

“Tómense esto en serio. Prepárense HOY para la tormenta que se avecina el domingo. Observen el pronóstico local y manténganse a salvo”.Andrew Cuomo, gobernador del estado de Nueva York

“Prepárense para lluvias intensas, vientos fuertes y cortes de energía”, advirtió también a los residentes de las áreas potencialmente afectadas en el estado de Nueva York.

En este estado, cuyas playas y parques están cerrados desde el sábado hasta el lunes, el huracán podría provocar cortes de electricidad que afecten a entre 100 y 300 mil habitantes, dijeron las autoridades.