El Secretario General de la ONU pidió este martes al Consejo de Seguridad que trabaje unido para promover la paz y la seguridad en el Golfo Pérsico, crear un “clima de confianza” y mejorar las perspectivas de diálogo.

“Vayamos más allá de las rivalidades destructivas y reconozcamos lo que nos une. Mantengamos los intereses del pueblo de la región al frente y al centro: sus aspiraciones de libertades, oportunidades, mejores niveles de vida y paz”, subrayó António Guterres.

El titular de la ONU dijo que “es claro que las tensiones están aumentando” y que la confianza es baja.

“Algunos países pueden sentir que otros están interfiriendo en sus propios asuntos o en los de sus vecinos. Algunos pueden creer que no se reconoce su papel regional. Desde mayo de 2019, una serie de incidentes de seguridad han elevado las tensiones a nuevos niveles, aumentando la preocupación por un conflicto mayor”, informó a los quince miembros del Consejo.

Agregó que hay que tener en cuenta que cualquier error de cálculo puede escalar rápidamente, y reiteró su llamado para que los países actúen con la máxima moderación y se abstengan de realizar acciones que puedan tener efectos desestabilizadores.

“La situación regional subraya la urgente necesidad de trabajar colectivamente para reducir las tensiones y prevenir los conflictos. El primer paso para hacerlo es identificar medidas viables de fomento de la confianza que puedan abordar cuestiones de interés mutuo”, apuntó.

 Un precedente histórico

Según Guterres, la experiencia de la Guerra Fría mostró que, independientemente de los enfrentamientos y las profundas divisiones de la época, es la diplomacia fue posible, y citó el lanzamiento del proceso de Helsinki, que mejoró las relaciones entre la entonces Unión Soviética y los países de Occidente.

“Varios países han hecho sugerencias, al igual que yo, con respecto a la situación en la región del Golfo Pérsico. Aún no ha sido posible lograr el consenso de todos los actores clave que deben participar. Pero, recordando Helsinki, espero que sea posible establecer una plataforma similar, comenzando con una serie de medidas de fomento de la confianza”, expresó.

Para Guterres, esas medidas deben incluir formas de combatir el COVID-19, de promover la recuperación económica, de garantizar la navegación marítima sin obstáculos y de facilitar las peregrinaciones religiosas.

“A largo plazo, se podría establecer una nueva arquitectura de seguridad regional para abordar las preocupaciones legítimas de seguridad de todas las partes interesadas”, dijo, y añadió que de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas y con su propio papel de buenos oficios, está dispuesto a convocar cualquier forma de diálogo regional.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here