Con la formación y fortalecimiento de la guardia indígena como pedagogos del proceso de paz y acciones de perdón y reconciliación, continúan las estrategias de reparación con enfoque diferencial étnico con las comunidades indígenas víctimas del conflicto armado en Dabeiba (Antioquia).

Como parte del proyecto de fortalecimiento de las iniciativas territoriales, la Unidad para las Víctimas y el Cabildo Mayor Indígena capacitaron a 22 de sus miembros, quienes tendrán la misión de transmitir a las 37 comunidades y 11 resguardos los beneficios de los acuerdos de paz con la antigua guerrilla de las Farc y el posconflicto.  

Para el dirigente del cabildo mayor de Dabeiba, José Leonardo Domicó, con apoyo a la iniciativa del ritual del perdón y la reconciliación desarrollamos “la formación de guardias ancestrales como pedagogos de paz, un proceso único porque se dio desde el plan de vida, la experiencia y el reconocimiento a estos portadores del conocimiento del movimiento indígena para la defensa de la vida y el territorio”. 

Estos representantes también reciben una dotación de bastones de mando, uniformes, maletines, radios de comunicaciones para su labor de protectores de su hábitat y cultura. 

Además, “la caracterización de las comunidades indígenas afectadas por el conflicto armado y la creación de una ruta de memoria ancestral en el posconflicto para resaltar las capacidades y potencialidades del territorio y sus comunidades y apostarle a una verdadera paz sostenible y duradera”, indicó Domicó. 

También se realizó la estrategia sicosocial ‘Encontrándonos’, con ejercicios de reconocimiento del sufrimiento, de resistencia y prácticas culturales y de sanación propias.  

Por su parte, el director de la Unidad para las Víctimas en Antioquia, Wilson Córdoba Mena, explicó que “este fortalecimiento le apunta a la no repetición de la violencia como medidas de reparación con enfoque diferencial étnico para resarcir ese daño tan grande que causó la violencia a este municipio y a estas comunidades indígenas”.  

Otro de los beneficios “es el nombramiento de un orientador indígena para el punto de atención que pueda atenderlos en su propia lengua y eso es un compromiso que esperamos cumplir el próximo año”, indicó Córdoba Mena. 

En esta iniciativa del ritual del perdón también participan los excombatientes de las Farc, la Gobernación de Antioquia, la Alcaldía y organismos como la misión de verificación de la ONU y la MAPP-OEA. 

Por su priorización como uno de los 170 municipios colombianos donde se focalizan los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), en cumplimiento de los acuerdos de paz, en Dabeiba avanzan los planes de reparación colectiva con comunidades indígenas del resguardo Choromandó y la población campesina del corregimiento La Balsita, y de retornos y reubicaciones de población desplazada, así como la atención sicosocial. 

Además, también es municipio priorizado por la política de Paz con Legalidad del Gobierno, donde la Unidad para las Víctimas ha invertido 32.932 millones de pesos en ayuda humanitaria, atención psicosocial, proyectos de infraestructura social y 3.565 indemnizaciones económicas a personas que sufrieron delitos durante el conflicto armado.  

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here