Tras varios casos de aborto en jóvenes menores de edad  han puesto en la mira la capacidad del Estado peruano de informar y atender el aborto terapéutico, el que se realiza para salvar la vida de la mujer o evitarle un mal grave y permanente.

Una adolescente de 13 años murió después de haber dado a luz, al sur de Lima. La Superintendencia Nacional de Salud está investigando lo ocurrido. “No se le brindó a ella ni a su familia”, subrayó en un comunicado, “información oportuna sobre la posibilidad de que acceda a un aborto voluntario por indicaciones terapéuticas de un embarazo de hasta 22 semanas”.

La adolescente por quien se pronunció la Defensoría quedó embarazada tras sufrir tres violaciones en octubre. El agresor amenazó a la menor y a los padres para que no lo denunciaran: “Para la Defensoría, los riesgos para una madre niña o adolescente aumentan conforme avanza la gestación debido a que ni físicamente ni psicológicamente están preparadas para enfrentar este estado, más aún si es consecuencia de una violación sexual”, indicó. La misma entidad solicitó al Ministerio de Salud que el protocolo de aborto terapéutico “incluya un procedimiento diferenciado para las menores de 14 años”.

En un tercer caso, en la región Piura, una adolescente de 13 años huyó de su casa con su bebé, concebido tras haber sufrido violaciones por parte de tres familiares. Cuando en 2009 la madre puso la primera denuncia en una comisaría por la agresión a su hija, los policías llevaron a la niña de vuelta al mismo domicilio en el que estaban los violadores.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here