Florida vive el terror, tras el paso del huracán Ian que ha dejado devastación, cuando tocó tierra como categoría 4 el pasado miércoles.

Debido a la intensidad con la que llegó a tierra, el huracán Ian dejó mayores desastres en la zona de la costa suroeste, aunque algunos comunidades se vieron mucho más afectadas.

Algunas localidades del sur de Florida, como Cape Coral y Fort Myers, han sufrido estragos enormes, el gobernador Ron DeSantis ha dicho que al menos dos millones de personas se han quedado sin electricidad a lo largo del estado.

No obstante, en las últimas horas el huracán se ha debilitado hasta convertirse en una tormenta tropical, pero aún se espera que produzca fuertes vientos, fuertes lluvias y marejadas ciclónicas en partes de Florida, Georgia y Carolina del norte y sur.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha declarado este jueves el estado de desastre en el estado de Florida, a la vez Biden ha ordenado la entrega de ayuda federal a las autoridades locales para que pongan en marcha labores de recuperación en las áreas más afectadas, especialmente en los condados de Charlotte, Collier, DeSoto, Hardee, Hillsborough, Lee, Manatee, Pinellas y Sarasota.