El año 2021 concluye con un número récord de nuevos casos de COVID-19 en Florida y en todo el país , la Dra. Claudia Espinosa planea pasar la Nochevieja tranquilamente con su familia en su casa de Tampa.<

“Simplemente me quedaré en mi casa, probablemente me iré a la cama temprano”, declaró.

Pero sabe que a pesar de que Florida reportó 46,923 casos en un solo día, muchas personas se reunirán para llamar en 2022 como si los paramédicos no hubieran respondido repentinamente.

“Sé que a nadie le importa”, dijo Espinosa, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas de la Universidad del Sur de Florida. “Mucha gente se va a reunir y luego vamos a tener más casos. Así es como va a ser “.

Añadió: “Es desalentador porque aquí estamos de nuevo, simplemente siendo los mismos”.

Hace menos de un mes, el COVID-19 en Florida parecía haberse convertido en una amenaza manejable. Casi dos tercios de los floridanos fueron vacunados. Más de 4 millones en el estado se habían infectado y recibieron una medida de inmunidad.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, se mantuvo alegremente optimista en un evento de prensa el 17 de diciembre, incluso cuando una nueva variante de COVID con una “mezcla de Frankenstein” de mutaciones se estaba extendiendo desde Sudáfrica a América. Sugirió que cualquiera que se enfermara simplemente podría recibir una infusión de anticuerpos monoclonales como los que recibió el presidente Trump después de recibir COVID. El recién nombrado cirujano general del gobernador, el Dr. Joseph Ladapo , se burló de los estados que buscaban combatir el virus con mandatos de vacunas, cubiertas faciales y pruebas.

“Es la trifecta”, dijo Ladapo. “Es una locura”.

Pero ni DeSantis ni Ladapo tuvieron mucho que decir cuando dos de los tres tratamientos principales con anticuerpos monoclonales — REGEN-COV y Bamlanivimab / etesevimab — poco después demostraron ser ineficaces contra la variante Omicron.

“Ya no podemos usarlos porque no están funcionando”, señaló Espinosa el miércoles.

El tercer tratamiento, Sotrovimab, parece ser eficaz pero escasea.

“En este momento, estamos tratando de priorizar y simplemente dárselo a las personas que probablemente morirían”, dijo Espinosa. “Y esas son las personas inmunodeprimidas, o las que tienen muchos factores de riesgo. Esos son los únicos en los que podemos usar estos medicamentos, porque tenemos que ser muy conscientes de cómo usamos los recursos ”.

Al mismo tiempo, Omicron estaba demostrando ser capaz de eludir algunos de los poderes protectores del jab.

“La vacuna no parece estar funcionando tan bien”, dijo Espinosa. “Así que eso da miedo. Hay muchos casos innovadores “.

Los pacientes vacunados estaban aún mejor.

“Los que reciben la vacuna, tienen menos tiempo de infección, menos posibilidades de ir al hospital y morir”, anotó. “Así que es bueno seguir adelante y hacerlo”.

En una ventaja para los casos de gran avance que parecen tener más que ver con la economía y la ciencia, los CDC han reducido a la mitad el tiempo de cuarentena recomendado para los vacunados de 10 a cinco días. El CDC recomienda usar una máscara durante el indulto de cinco días, pero es probable que aquellos que eviten cubrirse la cara no lo cumplan.

Tal como están las cosas, Espinosa ve pocas máscaras mientras recorre Tampa.

“Es muy raro”, dijo. “La gente está mayoritariamente sin máscaras”.

Ella permanece desconcertada por la resistencia de cumplir con un deber público tan simple.

“Nadie debería tener problemas para hacerlo”, dijo. “No lo entiendo. Quiero decir, vamos, gente, después de dos años, debería ser una obviedad, ¿verdad? No sé con qué tenemos que luchar por eso. Lo hacemos en el hospital. No sé por qué la gente no lo hace en todas partes. Por qué los niños no lo hacen en la escuela. Quiero decir, eso simplemente no tiene sentido “.

Su familia lo hace de forma natural.

“Salimos y usamos la máscara”, dijo.

El mes pasado, DeSantis promulgó una ley que prohíbe los mandatos de máscaras en las escuelas. La hija de Espinosa, de 11 años, que fue vacunada la primera semana en que cumplió los requisitos, siguió haciendo lo que dicta el sentido común.

“Ella todavía va a la escuela con su máscara y todavía no se la quita”, dijo Espinosa. “Ni siquiera tengo que decírselo. Ella sabe que no quiere enfermarse. No ha estado enferma y no quiere estar allí. Y entonces lo hace por su cuenta “.

Espinosa piensa en estar con su hija en Nochevieja. Luego continuará en 2022, sin duda tratando a los niños que se enfermaron porque sus familias ignoraron simples precauciones que son un deber cívico de todos. Teme que en los días venideros puedan surgir otras variantes de lugares donde demasiadas personas ni siquiera tienen la oportunidad de recibir el jab.

“Habrá otro a menos que todo el mundo se vacune”, dijo. “En lugares donde no hay suficientes vacunas como en África o en cualquier otro lugar donde no hay buenas tasas de vacunación, o simplemente no la tienen disponible, las mutaciones van a ocurrir. Será tarde o temprano, pero lo tendremos ”.

Miró hacia atrás al año pasado y hacia el futuro.

“Realmente no es reconfortante, la vista panorámica en este momento”, dijo. “Pero, ya sabes, tenemos que seguir trabajando”.

Y a medida que Espinosa trabaja con pacientes críticamente enfermos, DeSantis podría responder a las llamadas del alcalde del condado de Orlando, Jerry Demings, y otros funcionarios locales para que haga más para garantizar que haya pruebas de COVID adecuadas disponibles. La gente en Orlando esperó en fila hasta cinco horas esta semana.

En una Florida más perfecta, DeSantis también reconsideraría su posición en cuanto a cubrirse el rostro. Usó a una niña de 8 años que se opuso a ellos como apoyo cuando firmó la ley que prohíbe los mandatos en las escuelas. El hijo de Espinosa de 11 años es el que todos debemos seguir.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here