La policía federal, conocida por sus siglas en inglés como FBI, abrió una investigación sobre el presunto sabotaje que numerosos seguidores del mandatario Donald Trump realizaron el pasado viernes a la campaña presidencial de Joe Biden en Texas.

La agente especial Michelle Lee, portavoz de la oficina del FBI en San Antonio, confirmó este domingo a Univision Noticias la apertura de la pesquisa pero rehusó formular comentarios adicionales.

 Es tal vez la demostración más reciente de la aguda polarización que el electorado estadounidense ha experimentado durante esta campaña electoral, cuando estamos apenas a dos días de los comicios.

 Trump calificó a sus seguidores vinculados a ese incidente como “patriotas que no hicieron nada malo”.

En un tuit publicado la noche de este domingo, Trump agregó que “el FBI y (el Departamento de) Justicia deberían estar investigando a los terroristas, anarquistas y agitadores de ANTIFA, quienes van por ahí quemando nuestras ciudades gobernadas por demócratas y lastimando a nuestra gente!”

 Biden ya se había referido este domingo al episodio.

“Nunca hemos tenido algo así, al menos nunca hemos tenido a un presidente que piense que es algo bueno”, dijo durante un acto de campaña en Filadelfia. “Así no somos (los estadounidenses). Somos bastante mejor que esto”.

 El personal que viajaba en el autobús pidió la intervención de la policía, cuyos agentes escoltaron al autobús a su destino.

Como precaución, la campaña de Biden terminó suspendiendo el acto que tenían planificado ese día en Austin y otros dos eventos de campaña, por cuestiones de “seguridad”.

El suceso tuvo lugar en Texas, un estado que lleva décadas bajo dominio republicano y donde las encuestas muestran un sorpresivo empate entre ambos candidatos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here