Una velocista bielorrusa dijo que el domingo la llevaron al aeropuerto en contra de sus deseos para abordar un vuelo de regreso a casa después de quejarse de los entrenadores nacionales en los Juegos Olímpicos de Tokio, pero planeaba evitar subirse al avión.

Krystsina Tsimanouskaya, quien debía competir en los 200 metros femeninos el lunes, dijo a Reuters que había buscado la protección de la policía japonesa en el aeropuerto Haneda de Tokio para no tener que abordar el vuelo.

“No regresaré a Bielorrusia”, dijo a Reuters en un mensaje por Telegram.

El Comité Olímpico de Bielorrusia dijo en un comunicado que los entrenadores habían decidido retirar a Tsimanouskaya de los Juegos por consejo de los médicos sobre su “estado emocional y psicológico”.

El Comité Olímpico de Bielorrusia no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios adicionales.

Un fotógrafo de Reuters vio al atleta de pie junto a la policía japonesa.

“Creo que estoy a salvo”, dijo Tsimanouskaya. “Estoy con la policía”.

Un oficial de policía en el aeropuerto de Haneda dijo que estaban con una atleta olímpica de Bielorrusia en la Terminal 3.

Una fuente de la Fundación Bielorrusa de Solidaridad Deportiva, que apoya a los atletas encarcelados o marginados por sus opiniones políticas, dijo que Tsimanouskaya planeaba solicitar asilo en Alemania o Austria el lunes.

En un video publicado en Telegram por la Fundación Bielorrusa de Solidaridad Deportiva, Tsimanouskaya pidió al Comité Olímpico Internacional que se involucre en su caso.

Un portavoz del COI dijo que el organismo rector había visto informes de los medios y estaba investigando. El portavoz dijo que había pedido aclaraciones al comité olímpico de Bielorrusia.

ENTRENADORES ” NEGLIGENCIA ‘

Tsimanouskaya, de 24 años, dijo que el personal de entrenamiento había ido a su habitación el domingo y le había dicho que hiciera las maletas. La llevaron al aeropuerto antes de que pudiera correr en el relevo de 200 metros y 4×400 metros el jueves.

Dijo que la habían sacado del equipo “por el hecho de que hablé en mi Instagram sobre la negligencia de nuestros entrenadores”.

Tsimanouskaya se había quejado en Instagram de que la inscribieron en el relevo 4×400 m después de que se descubrió que algunos miembros del equipo no eran elegibles para competir en los Juegos Olímpicos porque no se habían sometido a una cantidad suficiente de controles de dopaje.

“Algunas de nuestras chicas no volaron aquí para competir en el relevo de 4×400 m porque no tenían suficientes controles de dopaje”, dijo Tsimanouskaya a Reuters desde el aeropuerto.

“Y el entrenador me agregó al relevo sin mi conocimiento. Hablé de esto públicamente. El entrenador en jefe se me acercó y me dijo que había una orden de arriba para sacarme”.

Tsimanouskaya agregó que se había acercado a miembros de la diáspora bielorrusa en Japón para recuperarla en el aeropuerto.

La líder de la oposición bielorrusa en el exilio, Sviatlana Tsikhanouskaya, instó al COI a tomar el caso del atleta.

“Agradecida a #IOC por la rápida reacción a la situación con la atleta bielorrusa Krystsina Tsymanouskaya. Ella tiene derecho a la protección internacional ya continuar participando en los @Olympics”, tuiteó Tsikhanouskaya.

“También es crucial investigar las violaciones de los derechos de los atletas por los CON de Bielorrusia”.

AGARRE APRETADO DE LUKASHENKO

El presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, ha mantenido un estricto control sobre Bielorrusia, un ex estado soviético, desde 1994. Ante las protestas callejeras masivas el año pasado por lo que sus oponentes llamaron elecciones amañadas, ordenó una violenta represión contra los manifestantes. Lukashenko niega las acusaciones de manipulación de votos.

Inusualmente en un país donde los atletas de élite a menudo dependen de la financiación del gobierno, algunos atletas bielorrusos prominentes se unieron a las protestas. Varios fueron encarcelados, incluida la jugadora olímpica de baloncesto Yelena Leuchanka y el decatleta Andrei Krauchanka.

Otros perdieron su empleo estatal o fueron expulsados ​​de equipos nacionales por apoyar a la oposición.

Durante la Guerra Fría, decenas de deportistas y figuras culturales desertaron de la Unión Soviética y sus estados satélites durante competencias o giras en el extranjero. Pero la libertad de viajar que vino con la caída de la Unión Soviética en 1991 vio disminuir la necesidad de actos tan dramáticos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here