Estados Unidos negará las solicitudes de ciudadanía y residencia a toda persona que haya recibido algún tipo de ayuda social por parte del Gobierno.

La medida afectaría principalmente a los inmigrantes de escasos recursos.

“Una vez que esta norma sea implementada y sea efectiva a partir del 15 de octubre los funcionarios migratorios van a considerar que si un extranjero recibió o recibe algunas de las ayudas señaladas esto va a ser considerado como un factor negativo al examinar su caso”, dijo en una rueda de prensa Ken Cuccinelli, director interino de la Oficina de Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos.

Las subvenciones para vivienda, alimentos y servicios de salud, son parte de las ayudas que el Gobierno de Donald Trump tomará en cuenta para decidir si da o niega la residencia permanente o ciudadanía a migrantes que trabajan en Estados Unidos.

“Esta acción va a ayudar a asegurar que si un extranjero entra o permanece en Estados Unidos deba mantenerse a sí mismo y no depender de ayudas sociales”, dijo Ken Cuccinelli en conferencia de prensa.

Por su parte los demócratas criticaron la decisión de la administración Trump, resaltando que “el apetito de crueldad de esta administración es insaciable, y esta nueva regla es la más reciente intensificación de su agenda antinmigrante”.

Por su parte la Casa Blanca dice que esta es una estructura legal que tiene muchos años.

“No estamos haciendo algo nuevo aquí. Esta es una estructura legal que tiene ya 140 años, solo que ahora lidiamos con la interacción más reciente. Por lo tanto, no hay razón para que ningún grupo en particular sienta que esto los está apuntando, es cuestión de leyes que ya han sido establecidas”, señaló Cuccinelli.

Esta medida afectará a millones de inmigrantes, quienes en su mayoría son de origen latino, que trabajan en este país en empleos mal pagados y que dependen de ayudas sociales para vivir.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here