Estados Unidos ha deportado a más de 105.000 migrantes de su frontera suroccidental desde marzo de 2020, según la Oficina de la ONU para la Coordinación de Ayuda Humanitaria, que alerta de que los carteles son una amenaza cada vez mayor para los migrantes y refugiados.

ACNUR ha registrado casi 50.000 refugiados en México, una fracción de los 345.000 desplazados internos que cifra el Centro Internacional de Monitoreo de Desplazamientos.

Con las instituciones mexicanas centradas en la crisis sanitaria, los carteles están ampliando la actividad delictiva para ejercer una mayor influencia, provocando más desplazamientos internos y aumentando los riesgos que corren los migrantes, que pueden ser víctimas de trata, secuestro y abuso.

Además, pese a las restricciones impuestas por la pandemia, “el limitado apoyo y las medidas del Gobierno” están llevando a los mexicanos a seguir a los centroamericanos hacia la frontera Norte.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here