A una semana para que la Legislatura Estatal junto a la gobernadora Kathy Hochul lleguen a un acurdo sobre el Presupuesto del Estado, el alcalde Eric Adams ha pedido este viernes a Albany que aproveche las negociaciones para pasar varias leyes que le otorguen el control de la seguridad vial en la ciudad de Nueva York.

“Ninguna familia debería tener que sufrir la pérdida de un ser querido por la violencia del tránsito, pero eso es lo que puede suceder cuando un automóvil a alta velocidad se pasa un semáforo en rojo”, acusó el alcalde Adams en un evento en el que estuvo acompañado por familiares de víctimas de accidentes de tránsito.

El pedido a la Legislatura Estatal específicamente busca que se apruebe una legislación que autorice a la Ciudad a establecer límites de velocidad y controlar el programa de control de tráfico automatizado. Según la ley actual, las cámaras de velocidad en el programa de cumplimiento automatizado solo pueden estar activas de lunes a viernes, de 6:00 a.m. a 10:00 p.m., y el programa expirará este año.

“Mi trabajo es evitar que los neoyorquinos mueran en nuestras calles y necesito que Albany me brinde las herramientas para hacer mi trabajo. Quiero que los neoyorquinos me hagan responsable de mis decisiones y mis resultados, y eso significa que necesito un control autónomo sobre nuestras cámaras de velocidad y cámaras de semáforo en rojo. Se trata de mantener seguros a los neoyorquinos”, insistió Adams.

El Alcalde Adams y la coalición visitaron la intersección de Ocean Avenue y Beverley Road cerca de la escuela pública 245 en Flatbush, Brooklyn, el lugar de un accidente fatal por exceso de velocidad en agosto del 2020. En ese incidente, el conductor de un automóvil a alta velocidad pasó una luz roja embistiendo a un segundo auto en su costado, y el joven Isaiah Benloss, de 18 años y quien iba en el asiento trasero del segundo automóvil, sufrió una lesión cerebral traumática y murió en noviembre de 2021. Debido a que el accidente ocurrió a las 3:30 a.m. de un martes, las cámaras de velocidad estaban apagadas, como requerido por la ley del Estado.

La Alcaldía explicó en un comunicado que el programa de control automatizado “ha sido muy efectivo cuando las cámaras de velocidad están activas, ya que el exceso de velocidad cerca de la intersección de Ocean Avenue y Beverley Road disminuyó en un 89% desde que comenzó la instalación de cámaras alrededor de P.S. 245 en 2019. En general, desde el inicio del programa de aplicación automática de cámaras de velocidad en 2014, las infracciones por exceso de velocidad han disminuido un 72% en promedio en las ubicaciones de las cámaras durante las horas en que operan”.

“Las cámaras de velocidad salvan vidas, al igual que los límites de velocidad más bajos”, dijo el comisionado del Departamento de Transporte (DOT), Ydanis Rodríguez, agregando que desafortunadamente, “como exconcejal, sé muy bien que la Ciudad de Nueva York no siempre puede controlar nuestro destino en torno a la seguridad pública, lo que significa que algunos cambios críticos que salvan vidas en nuestras calles ocurren con demasiada lentitud”.

“El plan Visión Cero ha sido un modelo para las todas ciudades en el país, por lo que, en base a nuestro éxito comprobado, me uno al Alcalde para pedirle al Estado que otorgue a la Ciudad la autoridad para administrar la seguridad del tráfico, incluidos todos nuestros programas automatizados de cumplimiento”, agregó Rodríguez.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here