Un mes antes de cumplir el primer aniversario al frente de la alcaldía de Nueva York, la ciudad más poblada de EE.UU., el alcalde Eric Adams afirmó ayer que la ciudad es ahora más segura que como la recibió.

Adams promocionó sus avances en seguridad pública durante un discurso en el que prometió que los neoyorquinos seguirían viendo caer el crimen durante el segundo año de su administración.

“Cualquiera que estudie crímenes, sabe que se trata de: ¿Cómo continuamos la tendencia en la dirección correcta? Sabíamos que no sucedería de la noche a la mañana. Pero seguimos adelante a pesar de eso. Nueva York sigue siendo, y la gente a veces olvida esto, pero realmente quiero resaltar esto, Nueva York sigue siendo la gran ciudad más segura de Estados Unido y en 2023, queremos impulsar a esta ciudad para que sea más segura”. afirmó el alcalde.

El alcalde citó estadísticas policiales “muy importantes” que muestran una caída de más del 17% en los tiroteos, más del 12% en los homicidios y el mayor número de los arrestos por armas de fuego “en 27 años”.

También dijo que la tasa de arrestos para las siete categorías de delitos mayores fue “la más alta en 20 años” porque “nuestros policías están trabajando”.

Igualmente señaló una disminución del 13% en los principales delitos en el tránsito público durante noviembre, en comparación con el mismo mes del año pasado, y dijo que se logró “incluso con un aumento sustancial en el número de pasajeros” que alcanzó los 3.9 millones de tarifas pagadas, “la más alta desde que comenzó la crisis del COVID”.

Enseguida el alcalde Adams anunció que se duplicaría el número de agentes de la policía de Nueva York en el sistema subterráneo, donde ya desde febrero había activado un reforzado plan de seguridad para hacer frente a la violencia. Pero hasta ahora la violencia ha seguido en auge.