Un mes después de sobrevivir a un intento de destitución y mientras la fiscalía lo investiga por presunta corrupción , el presidente peruano Martín Vizcarra enfrenta ahora un nuevo pedido de remoción.

 La llamada “solicitud de vacancia” fue presentada por 27 de los 130 congresistas que integran el Parlamento unicameral, pero el destino del pedido es incierto porque para ser debatido debe conseguir 52 firmas y para destituir al mandatario deben sumarse 87 votos.

 A su vez, la fiscalía investiga a Vizcarra por presuntamente haber recibido sobornos cuando era gobernador regional, entre 2011 y 2014.

De acuerdo con la legislación peruana un presidente no puede ser acusado durante su mandato, por ello los legisladores volvieron a recurrir al pedido de destitución.

 Gerentes de constructoras locales acusaron a Vizcarra de recibir unos 670.000 dólares por otorgar la construcción de un proyecto de irrigación y un hospital.

El presidente, que construyó su imagen como un enemigo de la corrupción, negó todas las acusaciones y dijo que cuando culmine su mandato no escapará del país.

En septiembre Vizcarra sobrevivió a otro intento de destitución por presunta “incapacidad moral” promovido por la oposición en el Parlamento. Su única fortaleza es su popularidad, que ronda el 57% según la firma Ipsos. Vizcarra es el único presidente en 40 años que ha gobernado sin bancada en el Congreso. Asumió el poder en 2018 luego de la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski , de quien era vicepresidente. Perú elegirá un nuevo mandatario en abril y Vizcarra entregará el poder en julio de 2021.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here