Una de cada cien muertes ocurridas durante el año 2019 – o 700.000 en cifras exactas- fue por suicidio, una de las principales causas de fallecimiento en el mundo, según estima una publicación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzada este jueves.

Este elevado número de decesos, ligado al hecho de que anualmente pierden la vida más personas por suicidio que por VIH, paludismo, cáncer de mama, o incluso por guerras y homicidios, ha conducido a la OMS a preparar una nueva serie de orientaciones para ayudar a los países a mejorar la prevención del suicidio.

En opinión del director general de la OMS, abordar las causas del suicidio es una situación que no se puede postergar.

“Cada uno es una tragedia. Prestar atención al suicidio es incluso más importante ahora, después de muchos meses inmersos en la pandemia de la COVID-19 y cuando muchos de los factores de riesgo del suicidio –pérdida de empleo, apuros económicos y aislamiento social– siguen estando muy presentes. Las nuevas orientaciones que la OMS publica hoy ofrecen una vía clara para fomentar los esfuerzos de prevención del suicidio”, afirmó Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Se suicidan más hombres que mujeres

Un análisis más detallado del fenómeno indica que la tasa de suicidios masculina dobla a la femenina con 12,6 por 100.000 hombres frente a 5,4 por 100.000 mujeres, y que representa el cuarto motivo de muertes entre jóvenes de 15 a 29 años tras los traumatismos por accidentes de tráfico, la tuberculosis y la violencia interpersonal.

Por regiones, los mayores índices en 2019 se registraron en África -11,2 suicidios por 100.000 habitantes-, Europa -10,5 por 100.000- y Asia Sudoriental -10,2 por 100.000-, que se situaron por encima de la media mundial establecida en 9 suicidios por 100.000 habitantes. La cifra más baja fue en el Mediterráneo Oriental con 6,4 por 100.000 habitantes.

Los índices de suicidio masculino son generalmente más altos en los países de altos ingresos (16.5 por 100.000), mientras que las femeninas ocurren en los países de ingresos medio-bajo (7,1 por 100.000).

Pese a que las tasas de suicidio a nivel mundial disminuyeron un 36% entre 2000 y 2019, con un rango del 17% en el Mediterráneo oriental al 49% en el Pacífico Occidental, se incrementaron un 17% en América.

La OMS alerta que faltan más estrategias nacionales para la prevención del suicidio

La OMS subraya que, aunque algunos países han situado la prevención del suicidio en un lugar destacado en sus programas, actualmente solo 38 naciones tienen una estrategia nacional de prevención del suicidio y que es necesario impulsar este tipo de actuación de cara a cumplir con la meta de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de reducir en un tercio la tasa mundial de suicidios para 2030.

Los cuatro ejes sobre los que giran las orientaciones que hoy que publica la agencia de salud de la ONU son:

  • Limitar el acceso a los medios de suicidio, como plaguicidas muy peligrosos y armas de fuego
  • Formar a los medios de comunicación para que difundan de forma responsable noticias sobre suicidios.
  • Fomentar entre los adolescentes las competencias socioemocionales para la vida.
  • Detectar tempranamente, evaluar, gestionar y hacer seguimiento de las personas con pensamientos y comportamientos suicidas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here