En respuesta a las crecientes necesidades humanitarias provocadas por la escalada del conflicto entre Israel y Palestina en la Franja de Gaza, el Programa Mundial de Alimentos comenzó este lunes a prestar ayuda de emergencia para apoyar a las familias, en medio de los temores por la escasez de existencias de alimentos y el aumento de los precios.

“En este momento una de las necesidades más acuciantes para las personas que han perdido o huido de sus hogares es la alimentación”, alertó Samer AbdelJaber, director del Programa en Palestina.

AbdelJaber explicó que “la forma más rápida y eficaz con la que podemos ayudar es con dinero en efectivo, mediante vales electrónicos. Por ahora, hay alimentos y muchas tiendas locales siguen abiertas, incluyendo las que ya hemos contratado para canjear los vales electrónicos”.

Sin embargo, el Programa advirtió que los cierres de los pasos fronterizos con Israel podrían provocar una pronta escasez de suministros básicos, entre ellos alimentos, y también su aumento de precios. El coste de los productos frescos está aumentando ya que los agricultores no pueden acceder a sus tierras.

 Determinar las necesidades ante los cierres fronterizos

El Programa sigue trabajando con sus socios para calcular la asistencia alimentaria de emergencia necesaria para las personas que se encuentran en los refugios de la ONU.

Otros organismos humanitarios también utilizan su plataforma de vales en efectivo electrónicos para proporcionar asistencia no alimentaria u otro tipo de asistencia básica para las personas afectadas. 

Se necesitan 32 millones de dólares para los próximos seis meses

“La gente de Gaza ya ha vivido al límite y muchas familias sufren por llevar comida a sus mesas. Su situación se ha deteriorado aún más durante el último año por las restricciones de la pandemia del COVID-19”, afirmó Corinne Fleischer, directora regional del Programa para Oriente Medio y el Norte de África.

“La mayoría de la población no puede soportar más sobresaltos y la situación actual podría desencadenar una crisis que podría extenderse a toda la región”, advirtió.

Dos terceras partes de los más de dos millones de habitantes de Gaza ya sufrían inseguridad alimentaria antes de la actual escalada. Más de la mitad, el 53%, vive en la pobreza y el desempleo alcanza el 45%.

El Programa presta apoyo a unas 260.000 personas en Gaza periódicamente, ya sea a través de transferencias en efectivo o asistencia alimentaria, raciones de alimentos u otros proyectos humanitarios.

Para continuar con sus tareas de asistencia alimentaria para más de 435.000 personas en Gaza y Cisjordania durante los próximos seis meses, la agencia necesita 31,8 millones de dólares adicionales, y otros 14 millones para la actual respuesta de emergencia.

Cabe destacar que la pobreza y el desempleo ya eran elevados antes del inicio de la pandemia de COVID-19 y del reciente deterioro de las condiciones de seguridad.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here