En el contexto del “impacto demoledor de una pandemia que ha agudizado las inequidades estructurales y la crisis global”, el presidente de Cuba ha denunciado este jueves en Nueva York el excesivo gasto militar mientras millones de personas mueren porque no tienen acceso a las vacunas.

A través de un vídeo mensaje transmitido en el Salón de plenos de la Asamblea General, Miguel Díaz-Canel Bermúdez dijo que “la aplicación de recetas neoliberales durante décadas ha reducido las capacidades de los Estados para atender las necesidades de sus poblaciones”, provocando que los más vulnerables hayan quedado desprotegidos, mientras las naciones ricas, las élites, y las transnacionales farmacéuticas incrementaban sus beneficios.

Tras señalar el “desolador contexto” de los más de 4,5 millones de personas que han muerto por causa de una pandemia que ha empeorado las condiciones de vida en el planeta a largo plazo, indicó que las vacunas contra la COVID-19 fueron la esperanza para muchos.

Sin embargo, resaltó que más del 80% de las vacunas administradas hasta agosto se aplicó en países de ingresos medios o altos, cuyas poblaciones representan mucho menos de la mitad de los habitantes del planeta, mientras cientos de millones de personas en países de bajos ingresos aún esperan su primera dosis.

Ante ese panorama, afirmó que “resulta inconcebible” que en 2020 el gasto militar mundial fuera de casi dos billones de dólares estadounidenses.

¿Cuántas vidas se habrían salvado si esos recursos se hubieran destinado a la salud o a la producción y distribución de vacunas?”, se preguntó, para responder que la solución pasa “por un cambio de paradigma y por transformar un orden internacional profundamente desigual y antidemocrático”.

Cisma internacional y bloqueo

Una imagen cotidiana de La Habana.

El presidente cubano se refirió después al panorama político internacional y dijo que “bajo el liderazgo y con la instigación permanente de los Estados Unidos, se está promoviendo un peligroso cisma internacional”.

Y añadió que “con el pernicioso uso y abuso de las medidas de coerción económica, devenido en instrumento central de la política exterior de los Estados Unidos, el gobierno de ese país amenaza, extorsiona y presiona a Estados soberanos para que se pronuncien y actúen contra aquellos que identifica como adversarios”.

En ese momento aseguró que “el más cruel y prolongado bloqueo económico, comercial y financiero que se haya aplicado contra nación alguna, se ha recrudecido de modo oportunista y criminal en medio de la pandemia, y la actual administración demócrata mantiene vigente sin cambio, las 243 medidas de coerción adoptadas por el gobierno de Donald Trump, incluyendo la incorporación de Cuba a la espuria e inmoral lista de países que supuestamente patrocinan el terrorismo”, aseguró Díaz-Canel.

Tras pedir el levantamiento del embargo acusó a Washington de lanzar “una guerra no convencional” contra su país en la que emplean internet “para proyectar interna y externamente, una imagen absolutamente falsa de la realidad cubana”.

Vacunas cubanas

Pese a ese bloqueo estadounidense, el presidente de Cuba dijo sentirse orgulloso por el hecho de que la comunidad científica cubana haya creado, en medio de enormes carencias, varias vacunas contra el COVID-19, que han servido para que el 37,8% de la población del país tenga ya completado su esquema de inmunización.

Aspiramos a la inmunización total de la población a finales de 2021, lo que nos permitirá avanzar en la lucha contra el rebrote de la pandemia”, afirmó.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here