El reciente plan de paz para solucionar el conflicto entre palestinos e israelíes presentado por el presidente de Estados Unidos Donald Trump es una propuesta sesgada hacia una de las partes del conflicto, declaró este viernes el relator especial* sobre la situación de los derechos humanos en el territorio palestino ocupado desde 1967.

Michael Lynk afirmó que el plan Trump “ofrece una solución de un Estado y medio”. “Este estado Potemkin (fachada), que carece de la mayoría de las atribuciones de soberanía comúnmente entendidas más allá del derecho a enarbolar su bandera y emitir sellos, se convertiría en una entidad completamente nueva en los anales de la ciencia política moderna”. 

El Estado palestino sería un “islote disperso”

Lynk destacó que la propuesta de Trump no presenta una fórmula para una paz “justa y verdadera, sino que respalda la creación de un Bantustán (un territorio reservado para los habitantes no blancos de Sudáfrica y el suroeste de África como parte de la política de apartheid) del siglo XXI en el Medio Oriente.

Añadió que el pequeño Estado palestino resultante sería “como un islote disperso de territorio no contiguo completamente rodeado por Israel, sin fronteras exteriores, sin control sobre su espacio aéreo, sin derecho a un ejército para defender su seguridad, sin base geográfica para una economía viable, sin libertad de movimiento y sin capacidad para quejarse ante foros judiciales internacionales contra Israel o los Estados Unidos”.

El experto independiente mostró su preocupación por el hecho de que el plan desecharía prácticamente “todos los grandes principios del derecho internacional que rigen el conflicto israelo-palestino” y que “daría un giro al orden internacional reglamentado y consolidaría de forma permanente el trágico sometimiento de los palestinosque ya existe sobre el terreno”.

Noticias ONU/Reem AbazaBelén: parte del muro entre Israel y Cisjordania.

La anexión de parte de Cisjordania

El plan del mandatario estadounidense permitiría a Israel la anexión del 30% de Cisjordania, una situación que Lynk destacó “está estrictamente prohibida por el derecho internacional, comenzando con la Carta de las Naciones Unidas de 1945”.

“Desde 1967, el Consejo de Seguridad de la ONU ha proclamado este principio fundamental en ocho ocasiones respecto a la ocupación israelí, la última en diciembre de 2016, cuando reafirmó: ‘la inadmisibilidad de la adquisición de territorio por la fuerza'”.

También instó a la comunidad internacional a condenar abiertamente la luz verde del plan que permitiría que Israel se anexionara parte del territorio palestino.

Asentamientos y refugiados palestinos

Lynk también deploró la propuesta de legalizar los 240 asentamientos israelíes en Cisjordania y Jerusalén oriental al afirmar que “el derecho internacional prohíbe expresamente el traslado de la población civil de una potencia ocupante. El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha condenado los asentamientos israelíes como una violación flagrante del derecho internacional, y el Estatuto de Roma de 1998 los ha considerado como supuestos crímenes de guerra”. 

Del mismo modo, calificó de “evasión” de los principios internacionales, la propuesta de “abolir unilateralmente el derecho ampliamente reconocido de los refugiados palestinos a regresar a sus hogares en Israel si así lo desean”, y además “de anular cualquier obligación de Israel de compensar a estos refugiados por sus pérdidas materiales y morales”.

La agencia para los palestinos precisa estabilidad y apoyo internacional

Por su parte, el Comisionado general interino de la Agencia de la ONU para los refugiados Palestinos (UNRWA) calificó el plan como “sumamente inquietante” para unas personas “que viven bajo la ocupación, bajo el bloqueo, y a través de conflicto tras conflicto y crisis tras crisis, con la esperanza de que se haga justicia y se respeten los derechos humanos, y con el temor constante de que la comunidad internacional los abandone algún día”.

Christian Saunders señaló que lo que se necesita actualmente es estabilidad y el firme apoyo de la comunidad internacional a los refugiados palestinos.

“Mucha gente, muchos palestinos, en este momento están en estado de shock, en un estado de incredulidad sobre el plan de paz Trump, el plan de paz de los EE.UU. Los próximos días, las próximas semanas y meses verán cómo responden a eso.”

Sauders recordó que Estados Unidos era el mayor donante de la UNRWA hasta el año 2018 cuando dejó de financiarlos, recortando casi un tercio del presupuesto del Organismo.

“Las repercusiones fueron inmensas para nuestras finanzas y planes, pero el apoyo que recibimos de los Estados miembros y los asociados fue fenomenal, y un verdadero testimonio del compromiso internacional permanente con los refugiados palestinos”.

Los relatores especiales forman parte de lo que se conoce como los Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos. Los Procedimientos Especiales, el mayor órgano de expertos independientes del sistema de derechos humanos de las Naciones Unidas, es el nombre general de los mecanismos independientes de investigación y supervisión del Consejo que se ocupan de situaciones de países concretos o de cuestiones temáticas en todas las partes del mundo. Los expertos de los Procedimientos Especiales trabajan de forma voluntaria; no son personal de la ONU y no reciben un salario por su trabajo. Son independientes de cualquier gobierno u organización y prestan servicios a título individual.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here