El metro de Nueva York, esencial en la mayor ciudad de Estados Unidos, amenaza con reducir en un 40% sus servicios si no obtiene los 12 000 millones de dólares que precisa para compensar la fuerte caída del número de pasajeros.

Muchos de los 8,6 millones de neoyorquinos no tienen automóvil y precisan el metro, pero siguen trabajando desde casa desde el comienzo de la pandemia en marzo, aunque la ciudad ha logrado controlar la tasa de infección en las últimas semanas.

La cantidad de pasajeros en el metro y en las dos líneas de trenes suburbanos manejadas por la Metropolitan Transport Authority (MTA), que van hasta el norte de la ciudad y a Long Island, ha caído un 75%.

“Ni siquiera durante la gran crisis de los años 30 la MTA tuvo una caída de pasajeros tan fuerte y tan duradera”, dijo Patrick Foye, presidente de la MTA, en una reunión del directorio retransmitida por video.

Y esto a pesar del uso obligatorio de máscara en el metro o trenes y a los nuevos protocolos de limpieza de vagones y estaciones. Cada día, desde mayo, las cerca de 420 estaciones del metro cierran para ser limpiadas a fondo, algo inédito desde 1904.

Los buses, considerados más seguros, registran por su lado una caída de 35% en el número de pasajeros.

La MTA, obligada legalmente a equilibrar su presupuesto, indicó que está perdiendo unos 200 millones de dólares por semana, equivalente a un 40% de sus ingresos, precisó Robert Foran, su director financiero.

Por ahora el servicio no se ha reducido, subrayó Foye.

El objetivo es advertir y convencer al gobierno federal que inyecte 12 000 millones de dólares para sacar a flote una red de transporte “vital” para la economía de Nueva York y del país en general, explicó.

Este grito de alarma se inscribe en el pedido más amplio de ayuda del gobierno demócrata de Nueva York al gobierno federal, debido a los inmensos gastos y pérdidas fiscales causadas por la pandemia.

“La MTA tuvo uno de los desafíos más extraordinarios de todos los tiempos (…), tuvo que continuar con su servicio durante el covid porque era la única manera de que los trabajadores esenciales llegaran al trabajo”, dijo a periodistas el gobernador demócrata Andrew Cuomo el miércoles. “Y la MTA lo hizo”.

La Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, votó en mayo un plan de apoyo destinado a los estados y localidades por unos 3 billones de dólares, que el Senado de mayoría republicana no ha sometido aún a voto.

Las recientes negociaciones entre los dos partidos para llegar a un acuerdo fracasaron.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here