El líder de Proud Boys , un grupo extremista de extrema derecha involucrado en los disturbios del Capitolio, se infiltró para ayudar a la policía de Miami y cooperó con el FBI en múltiples investigaciones sobre drogas y juegos de azar ilegales, según muestra una transcripción judicial.

Henry “Enrique” Tarrio, de 36 años, comenzó a trabajar con el FBI después de ser arrestado en 2013 por cargos de fraude federal relacionados con un plan para vender tiras reactivas para diabéticos robadas muy por debajo del valor de mercado, según la transcripción revisada por NBC News.

“Desde el primer día, fue él quien quiso hablar con la policía, quiso limpiar su nombre, quiso enderezar esto para poder seguir adelante con su vida”, dijo un fiscal al juez en una audiencia judicial después de que él declarado culpable.

Al abogar por una sentencia reducida para Tarrio, el fiscal dijo que había ayudado a la policía federal a procesar a otras 13 personas en dos acusaciones separadas.

“De hecho, ha cooperado de manera significativa”, dijo el fiscal en la audiencia de 2014.

El juez finalmente acordó reducir la sentencia de Tarrio de 30 meses de prisión a 16 meses, según muestran los documentos judiciales.

 Los mensajes que se dejaron en los números indicados para Tarrio, quien fue arrestado en Washington, DC apenas dos días antes del asalto al Capitolio, no fueron devueltos. Pero en una entrevista con Reuters , que fue la primera en informar sobre su papel anterior como cooperador de las fuerzas del orden, Tarrio negó haber trabajado con la policía.

“No sé nada de esto”, dijo, cuando se le preguntó sobre la transcripción. “No recuerdo nada de esto”.

Tarrio fue acusado el 4 de enero de poseer dos cargadores de armas de alta capacidad y destruir un letrero de Black Lives Matter en una iglesia histórica en la capital del país.

Varios altos funcionarios encargados de hacer cumplir la ley dicen que el FBI alertó a la policía sobre la presencia de Tarrio en Washington.

 Al menos cinco miembros de Proud Boys han sido acusados ​​de participar en los disturbios del 6 de enero.

 El papel de Tarrio como cooperador policial es anterior al surgimiento de los Proud Boys, que se formó en 2016. Se convirtió en el presidente nacional del grupo, que se describe a sí mismo como “chovinistas occidentales”, en 2018.

No hay indicios en los archivos públicos o transcripciones de que los agentes del orden estuvieran al tanto de cualquier participación que Tarrio pudiera haber tenido en grupos extremistas. Tampoco hay indicios de que haya cooperado recientemente con la policía local o federal.

El papel de Tarrio no se limitó a ayudar a los federales, según la transcripción de la llamada audiencia de la Regla 35, que se llevó a cabo para permitir al gobierno presentar el caso a favor de una sentencia reducida dada su asistencia en otras investigaciones.

El agente especial del FBI, Rod Novales, le dijo al juez que estaba al tanto del trabajo de Tarrio con un detective de la policía de Miami en una operación de juego ilegal.

 “De hecho, tuve una vigilancia desde el vehículo con Henry Tarrio donde me mostró los dos lugares que estaban involucrados en juegos de azar ilegales”, dijo Novales a la corte.

El entonces abogado de Tarrio, Jeffrey Feiler, dijo en la corte que su cliente había trabajado encubierto en múltiples investigaciones relacionadas con el tráfico de personas, la venta de esteroides anabólicos y narcóticos recetados.

Feiler dijo que Tarrio era un cooperador “prolífico” que se puso en riesgo en el caso del contrabando y “negoció pagar $ 11,000 a los miembros de esa red para traer a familiares suyos ficticios de otro país”.

 Pero el FBI dijo que no salió nada de la investigación de contrabando.

Tarrio también trabajó con la policía de Miami y el Departamento de Policía de Hialeah para romper una red de marihuana, dijo su entonces abogado en la corte. La cooperación de Tarrio condujo a varios arrestos y al allanamiento de casas de cultivo de marihuana que generaron un total de 100 libras de marihuana, dijo Feiler.

La fiscal del caso de fraude de 2012 reconoció que él cooperó en el caso de las casas de cultivo, pero dijo que nunca recibieron respuesta de la policía sobre el estado del caso, por lo que no se le dio crédito por ello en su esfuerzo por reducir su sentencia.

Consultado el miércoles, Feiler dijo que no recuerda muchos de los detalles del caso. Pero agregó: “Lo que le fue presentado al juez fue verdadero a mi leal saber y entender y la información que se me proporcionó”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here