Tras casi tres semanas de testimonios y después de escuchar los argumentos finales este lunes por la tarde en el juicio contra Derek Chauvin por la muerte de George Floyd en manos de la policía, el jurado iniciará las deliberaciones.

El juez Peter Cahill, quien preside el juicio contra Chauvin, criticó los comentarios de la representante Maxine Waters, demócrata por California, y advirtió que sus palabras podrían hacer que el juicio fuera anulado en una apelación.

 La congresista demócrata de California ya se enfrentaba a una avalancha de críticas de los republicanos en el Congreso por sus comentarios durante el fin de semana en los que instaba a los manifestantes en Minnesota a “ser más conflictivos” si Chauvin no resultaba condenado. Varios legisladores incluso pidieron la expulsión de Waters del Congreso.

 El abogado de Chauvin le pidió al juez que declarara nulo el juicio por los comentarios de Waters, argumentando que habían alterado la imparcialidad del jurado. Cahill denegó esa solicitud, pero afirmó que los comentarios de Waters eran “aborrecibles” y concedió que sus acciones podrían ayudar a la defensa.

“Reconozco que la congresista Waters le pudo haber ayudado en algo en una apelación, que podría resultar en la anulación de todo este juicio”, dijo Cahil cuando concluyeron los argumentos finales y el jurado comenzó a deliberar.

 “Su nombre era George Perry Floyd Jr. y nació el 14 de octubre de 1973 en Fayetteville, Carolina del Norte”. Así arrancó el fiscal Steve Schleicher su argumento final en el juicio por George Floyd, el hombre negro asfixiado por un agente en Minneapolis el pasado mes de mayo y cuyo juicio encara este lunes su recta final con la deliberación del jurado.

La solemne apertura de Schleicher fue un adelanto del argumento final de la fiscalía, que intentó recordarle al jurado por qué las acciones de Derek Chauvin, el exagente acusado de matar por asfixia a Floyd, merecen un veredicto de culpabilidad y apeló a su humanidad, recordando que la víctima tenía una familia. “Este no es el juicio de George Floyd. Él no está siendo juzgado aquí”, señaló el fiscal.

“Este caso se llama ‘estado de Minnesota contra Derek Chauvin’; no se llama ‘estado de Minnesota contra la Policía”, aclaró Schleicher ante el jurado durante los alegatos finales de este juicio. En sus argumentos, el fiscal dijo que ser policía es “una profesión noble”, pero que Chauvin “traicionó su placa y todo lo que representaba” cuando presionó el cuello de Floyd con su rodilla durante nueve minutos y 29 segundos.

 “Tenía que saberlo”, añadió Schleicher, enfatizando la cantidad de tiempo que Chauvin hincó su rodilla en el cuello de Floyd, manteniéndola la presión incluso después de que llegara la ambulancia. “No fue una vigilancia policial, fue innecesario, fue gratuito y lo hizo a propósito. No fue un accidente”, agregó el fiscal.

 “El acusado está siendo juzgado no por ser quién era, sino por lo que hizo”, dijo Schleicher, señalando una foto de Chauvin con la rodilla en el cuello de Floyd. “Sabía hacerlo mejor, simplemente no lo hizo”, añadió el fiscal, que recordó que no se trataba “de un enjuiciamiento, sino del acusado”.

El abogado defensor de Chauvin comenzó su argumento recordando al jurado que se presume que su cliente es inocente de los cargos que enfrenta y que la fiscalía debe probar su caso más allá de toda duda razonable.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here