El gobierno de Líbano renunció el lunes cuando las consecuencias de la explosión mortal de la semana pasada profundizaron la crisis política en la capital devastada por la explosión.

El primer ministro Hassan Diab dijo que dimitiría junto con todos sus ministros.

“Daremos marcha atrás y apoyaremos al pueblo. Necesitamos abrir la puerta al pueblo”, dijo en un discurso a la nación.

La medida se produce después de que manifestantes enfurecidos y líderes mundiales exigieron una reforma política tras la explosión del 4 de agosto que mató a casi 160 personas e hirió a miles más.

Los manifestantes tomaron las calles de Beirut nuevamente el domingo con un video que muestra lo que parecían ser botes de gas lacrimógeno disparados contra manifestantes que se habían congregado en una calle cerca del parlamento.

La explosión de la semana pasada, que envió una nube en forma de hongo al cielo sobre el puerto de Beirut, asestó un golpe a un país que ya estaba de rodillas.

Casi una semana después de la devastadora explosión, la ira pública no muestra signos de disminuir.

La explosión se desencadenó cuando un incendio en un almacén encendió cientos de toneladas de nitrato de amonio, según Diab .

Envió una onda de choque que marcó la costa de Beirut, destruyendo cientos de edificios y dejando a muchos sin hogar.

Los manifestantes culpan a la élite gobernante por la mala gestión crónica y la corrupción que se cree que están detrás de la explosión y los problemas más amplios del país.

“Literalmente nos hicieron explotar. No tenemos nada que perder”, gritó un grupo de manifestantes en una manifestación el sábado.

Las escenas de furia pública se produjeron cuando los líderes mundiales prometieron millones en ayuda de emergencia a la capital del país devastada por la explosión en una teleconferencia organizada conjuntamente por Francia y las Naciones Unidas.

El presidente Donald Trump estuvo entre los participantes, así como líderes de los estados árabes del Golfo, China y la Unión Europea.

“La comunidad internacional, los amigos y socios más cercanos de Líbano, no defraudará al pueblo libanés”, dijo el presidente de la conferencia en una declaración final el domingo, según la misión francesa ante la ONU.

Los participantes acordaron ayudar a satisfacer las necesidades inmediatas de Beirut y el pueblo libanés a través de programas de asistencia de emergencia y acordaron que sería “entregado directamente a la población libanesa”.

Advirtieron que cualquier apoyo a la recuperación económica y financiera del país dependería de que las autoridades libanesas se comprometieran con las reformas económicas y políticas exigidas por el pueblo libanés, según el comunicado.

La renuncia del gobierno, sin embargo, no es una panacea para los problemas del Líbano.

El país se enfrenta a la peor crisis económica de su historia moderna y se ve afectado por el aumento del desempleo, el aumento de los precios y la caída de la libra libanesa. El hambre se está extendiendo por todo el país de 6,8 millones de personas.

Los manifestantes han estado luchando por un cambio desde octubre del año pasado cuando el gobierno encendió un fósforo anunciando nuevas medidas fiscales, enfureciendo a los ciudadanos libaneses cuya frustración con el gobierno en muchos casos había ido en aumento durante años.

Cientos de miles salieron a las calles entonces, manifestándose contra lo que ven como una corrupción endémica entre la clase política libanesa que, según los manifestantes, cosecha los beneficios de su cargo mientras los ciudadanos comunes luchan para llegar a fin de mes.

El 29 de octubre, menos de dos semanas después de que estallaran las protestas, el primer ministro Saad Hariri renunció diciendo que había llegado a un “callejón sin salida”.

El nuevo gobierno formado en enero está dominado por el grupo militante libanés respaldado por Irán Hezbollah y sus aliados.

La renuncia del gobierno podría significar un golpe para el grupo militante que es oficialmente designado como organización terrorista por Estados Unidos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here