El Secretario General de la ONU pidió  este lunes a los Estados miembros que alienten y apoyen los esfuerzos de paz facilitados por las Naciones Unidas en Libia, no solo con palabras sino con acciones.

“El futuro de Libia está en juego e insto a todos los libios a que sigan trabajando para lograr un alto el fuego duradero y a que contribuyan de forma constructiva al Foro de diálogo político facilitado por las Naciones Unidas, así como a que actúen siempre teniendo en cuenta los intereses de la población”, expresó António Guterres al inicio de una reunión de alto nivel con varios países.

Guterres reiteró que resolver la crisis en Libia sigue siendo una de las prioridades de las Naciones Unidas.

“El conflicto lleva demasiado tiempo y hoy tenemos la oportunidad de volver a comprometernos con ponerle fin. En las últimas semanas y meses, me ha alentado observar una pausa en los combates. Hay una pausa de las hostilidades en torno a Sirte y el enfrentamiento directo entre las partes ha sido limitado”, dijo.

 Acontecimientos positivos

En agosto, el primer ministro Fayez Al-Sarraj y el presidente de la Cámara de Representantes emitieron declaraciones separadas pidiendo un alto el fuego, el levantamiento del bloqueo petrolero y la vuelta al proceso político.

“Acogí con satisfacción estas declaraciones y exhorté a todas las partes a participar de manera constructiva en un proceso político inclusivo”, recordó.

Guterres agregó que los representantes de los actores políticos libios se reunieron en Montreux y formularon recomendaciones sobre cuestiones críticas necesarias para llegar a una declaración política sobre la crisis libia. Además, las delegaciones del Alto Consejo de Estado y la Cámara de Representantes se reunieron en Bouznika, Marruecos, para discutir criterios para la selección de cargos soberanos.

“La dimisión del gobierno “provisional paralelo” en el Este del país el 13 de septiembre, y el anuncio del primer ministro Serraj, el 16 de septiembre, de que entregará el poder a finales de octubre, proporcionan un impulso adicional para que los agentes libios reanuden el diálogo político y desarrollen un proceso que llevará al país de regreso a una paz, estabilidad y desarrollo sostenibles”, dijo.

El titular de la ONU aseguró que la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia está haciendo los preparativos para una serie de reuniones y consultas que facilitarían la reanudación de conversaciones políticas inclusivas dentro de ese país, lideradas por los libios.

Durante la última ronda de discusiones en agosto, las partes abordaron cuestiones urgentes de seguridad y militares, incluidas medidas de fomento de la confianza, arreglos de seguridad para una futura zona desmilitarizada, así como las tareas y responsabilidades de la Guardia de Instalaciones Petroleras.

Compromisos a respetarse

Guterres señaló que los compromisos asumidos en enero de este año en la Conferencia de Berlín sobre Libia, donde Rusia, Turquía, Estados Unidos, la Unión Europea y Egipto acordaron un alto el fuego, deben respetarse y aplicarse.

“Esto incluye la implementación total e incondicional del embargo de armas del Consejo de Seguridad. Las violaciones del embargo son una vergüenza y ponen en tela de juicio el compromiso básico con la paz de todos los involucrados. Las entregas extranjeras de armas y otro apoyo militar deben cesar de inmediato”, recalcó.

Los compromisos de Berlín también incluyeron el restablecimiento del debido proceso y la prevención de detenciones arbitrarias mediante la creación de un sistema de revisión judicial. “Esto también es esencial”, acotó el Secretario General.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here