Juan Orlando Hernández, expresidente de Honduras, fue detenido en su residencia en Tegucigalpa, tras la solicitud de extradición de los Estados Unidos.

Hernández salió esposado y escoltado por miembros de la Policía Nacional de Honduras y fue trasladado en helicóptero a los tribunales, donde comparecerá ante el juez designado por la Corte Suprema de Justicia (CSJ) del país ´para evaluar el expediente de extradición.

El lunes, Estados Unidos solicitó a Honduras la extradición del expresidente Hernández. Mientras que, a través de un tuit la Cancillería de Honduras confirmaba que habían pedido a la Corte Suprema de ese país que aprobara la extradición “de un político hondureño” sin dar más detalles.

Washington señala a Hernández, quien gobernó el país entre 2014 y 2022, por delitos asociados al narcotráfico.

Y aunque el pedido de extradición estadounidense sorprendió tanto al gobierno local como a los propios hondureños, lo cierto es que los señalamientos y sospechas sobre el exmandatario llevan varios años flotando en el ambiente.

En 2018, el hermano de Hernández, Juan Antonio, quien era diputado nacional, fue capturado en Miami acusado también de crímenes relacionados con el narcotráfico.

Y tras deliberaciones y procesos en tribunales, en marzo de 2021 fue hallado culpable del tráfico de 150 toneladas de cocaína desde Honduras hacia EE.UU.

Fue a partir de este vínculo familiar directo que las sospechas alcanzaron al expresidente. Sin embargo, Hernández ha rechazado estos señalamientos en el pasado y ha asegurado que durante su gobierno se dedicó a combatir el negocio ilegal de drogas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here