EL EJÉRCITO DE MUJERES EMPODERADAS DE LULAC MUESTRA QUE ESTÁN LISTAS Y ASCENDIENDO JUNTAS

0
198

La Conferencia Nacional de Mujeres del Instituto LULAC culminó su histórico evento de dos días este fin de semana en la ciudad de Nueva York con los vítores y aplausos entusiastas de una audiencia de pie de cientos de mujeres líderes de todo Estados Unidos y Puerto Rico.

Fotos: Darío Pantosin y Sady Palma

“No se equivoque al respecto”, exclamó Elsie Valdés-Ramos, Oficial de la Junta Nacional de LULAC y Vicepresidenta Nacional de Mujeres, “estamos aquí hoy porque somos fuertes, organizadas y movilizadas. Estamos preparados para afrontar los retos que afrontamos. Hoy es el momento de levantarse, actuar y gritar; ¡Estoy presente! Nada ni nadie me va a disuadir. Seguiré defendiéndome por mi cuenta, luchando por los principios de los derechos civiles para todos y la igualdad para las mujeres en toda nuestra nación, desde Hawai hasta Puerto Rico. Las mujeres tienen la suerte de ser las dadoras de vida, algo que nadie más puede decir “, agregó.

Afirmando ese espíritu de empoderamiento femenino y su momento de intersección con la historia estaba Sindy Benavides. Es la primera mujer y la directora ejecutiva más joven en liderar LULAC en sus 92 años de historia. “Independientemente de cuál sea su historia estadounidense, sepa que es importante y que una gran mujer hizo que sucediera y en el camino elevó y protegió a su familia”, dijo Benavides. “Para mí, fue mi Mami quien me trajo a los Estados Unidos desde Honduras cuando era un bebé indocumentado de un año. Y mi Abuelita, Soila América, me enseñó el coraje y el amor y nunca dejar de hacer lo correcto. Hoy, me despierto todos los días para proteger y defender a nuestra querida comunidad “, agregó Benavides.

El vicegobernador del estado de Nueva York, Brian Benjamin, fue uno de los oradores invitados del evento. Agradeció a la gobernadora Kathy Hochul, la primera gobernadora del estado, por permitirle servir. La declaración de apertura de Benjamin obtuvo un acuerdo inmediato, espontáneo y fuerte de la audiencia. “¡Las mujeres gobiernan el mundo!” declaró Benjamín. “Y es importante que nosotros, como hombres, de cualquier raza, pero particularmente los hombres de ascendencia negra y latina, defendamos a nuestras mujeres, que apoyemos a nuestras mujeres y que les hagamos saber todos los días que agradecemos al Señor. que te envió aquí. Trabajaremos con usted y con todos para que las cosas sucedan “, agregó Benjamin.

Benjamin dijo que su responsabilidad es “asegurarse de que este estado, el estado de Nueva York, tenga un asiento para que todos sean parte de nuestra economía y parte de nuestro futuro. Además, para asegurarnos de que todos sean parte de la conversación, no solo los que somos de color en Nueva York sino Puerto Rico, el Caribe, América Latina. Cuando hablamos de comercio, desarrollo económico, vivienda, cuestiones de equidad salarial, debemos hacer lo correcto “.

Esa opinión resonó en una gran delegación de Puerto Rico que escucha a Benjamín y que comparte su visión más equitativa de hacer que las cosas sucedan. “Creo que hay mucho entusiasmo para que encontremos nuevas formas de avanzar”, dice Gloria Escobedo Morales, presidenta de San Juan, el organismo de gobierno municipal de Puerto Rico. San Juan será la ciudad sede de la LULAC Nacional 2022 Convención y Exposición. “El espíritu del lema de LULAC, todos para uno y uno para todos, es evidente entre todas las personas que he conocido y nos recuerda que como mujeres, debemos apoyarnos unas a otras para ayudar a servir a nuestras comunidades”, dice Morales.

Ese servicio a las comunidades fue el mensaje central de la Primera Dama de LULAC, la Dra. Elba García, quien recordó a los asistentes que la pandemia ha demostrado cómo son las latinas en cada paso de la economía. “Estamos en los campos recogiendo frutas y verduras, y estamos en la industria del empaque, estamos en la industria del transporte, en la industria de la distribución, en la industria de las tiendas de abarrotes, en la industria de servicios, sirviendo en restaurantes, cocinando para todos. Más aún, somos los maestros, las enfermeras, los médicos que ayudaron durante esta pandemia. Sí, eran mujeres y había muchas mujeres latinas. Agregue a eso, durante la pandemia, no solo manejamos nuestros trabajos fuera de la casa, también nos convertimos en maestros de tiempo completo en el hogar, los cuidadores de nuestros padres ancianos y nuestros nietos para que otros miembros de la familia pudieran trabajar. Sí, hemos pasado por mucho “, agregó.

Fotos: Darío Pantosin y Sady Palma

Entre los afectados por estos relatos de primera mano se encuentran las decenas de jóvenes latinas adultas, muchas de las cuales se unieron a LULAC por primera vez. Cuatro estudiantes vinieron de la Universidad George Washington después de que DC LULAC ayudó a financiar algunos de sus gastos. Una de ellas es Frida Cortez, una estudiante de bajos ingresos que se describe a sí misma en Atlanta, Georgia. En su tercer año de estudios, Cortez se especializa en ciencias políticas, es la hija mayor de padres inmigrantes y la primera en asistir a la universidad. “No me avergüenza decir que mi madre limpiaba casas y ahora trabaja en la tintorería, mientras que mi padre es obrero de la construcción”, dice Cortez. “Dicen que están orgullosos de mí, pero yo soy la que está orgullosa de lo que hacen. Estos son los trabajadores que realmente ayudan a sostener a nuestro país y que nuestras comunidades sigan funcionando”, agregó.

“La Comisión de Mujeres de LULAC fue fundada por la primera mujer presidenta de la organización, Belén Robles, en un momento en que las mujeres estaban siendo excluidas de tantas formas diferentes en nuestra sociedad”, dijo Valdés-Ramos. “Los desafíos que enfrentan las mujeres hoy en día pueden ser diferentes, pero la inequidad y la desigualdad aún existen. Por eso estoy tan orgullosa del ejército de mujeres de LULAC aquí hoy. El trabajo que estamos haciendo juntas en la Conferencia Nacional de Mujeres de 2021 marca un hito histórico que le dice al mundo que desafiamos una pandemia, enfrentamos la adversidad, perseveramos y superamos las barreras. Esto es lo que hacemos las latinas, no solo por nosotras mismas, sino también por nuestras familias y la comunidad que amamos. Es un honor servir con ellos ”, agregó.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here