Cada año, en el Día de los Presidentes, el país celebra a nuestros líderes pasados. En los últimos años, sin embargo, muchos estadounidenses han comenzado a cuestionar si hemos cruzado la línea entre recordar y adorar. Si los últimos cuatro años nos han enseñado algo, hemos aprendido que los presidentes están lejos de ser perfectos, pero son fundamentales para la vida estadounidense. El Día de los Presidentes es una oportunidad para reflexionar sobre el enorme impacto de los comandantes en jefe en nuestra cultura, seguridad y bienestar e instituciones democráticas, así como un momento para pensar en lo que podríamos esperar de los futuros líderes.

El púlpito matón del presidente es una de las herramientas más poderosas a su disposición. A través de sus acciones públicas, discursos y entrevistas, los presidentes pueden promover cierto tipo de cultura y valores estadounidenses. Más que cualquier otro presidente, Theodore Roosevelt abrazó y ejemplificó el poder del púlpito matón. Adoptó muchas causas progresistas, incluida la conservación de la naturaleza, los controles de calidad de los alimentos y las protecciones laborales. Si bien estas reformas críticas fueron el resultado de décadas de arduo trabajo y organización por parte de miles de activistas, cobraron un impulso adicional cuando Roosevelt se pronunció a favor de sus causas y apoyó la legislación para abordar estos males.

Hemos sido testigos del poder contemporáneo del púlpito del matón durante la transición del gobierno de Donald Trump a la presidencia de Joe Biden. El expresidente Trump alentó el nacionalismo y la xenofobia, satanizó a los profesionales médicos y la experiencia, y propuso recortar US$ 180.000 millones de los programas de cupones para alimentos durante la pandemia cuando millones de familias luchaban por poner comida en la mesa. En sus primeras semanas en el cargo, Biden ha presentado un conjunto diferente de valores estadounidenses que han acogido la diversidad, han priorizado la ciencia y la educación y han acogido con satisfacción la oportunidad de ayudar a nuestros vecinos necesitados.

En la era de las redes sociales, hay más medios y oportunidades para la información que nunca, pero en todo caso, la evolución de la tecnología ha destacado la plataforma única del presidente. Nadie más puede elevarse con tanta eficacia por encima del ruido para llegar a la mayoría de los estadounidenses y la comunidad internacional. Cada discurso presidencial está cubierto por la mayoría de los principales medios de comunicación. Ninguna otra persona obtiene ese nivel de atención mediática.

Además de dar forma a la cultura estadounidense, el presidente se encuentra en una posición única para liderar durante una crisis. El presidente y el vicepresidente son los únicos funcionarios elegidos para representar a todos los estadounidenses, en casa y en el extranjero, y por lo tanto los únicos funcionarios que pueden manejar una crisis nacional. Los presidentes dirigen el flujo de información a los ciudadanos, brindan orientación a los estados y forman una respuesta nacional.

Las elecciones de 1860 y la tensión que rodeó la toma de posesión de Abraham Lincoln ofrecen un paralelo natural para la toma de posesión de 2021. Pero el comienzo de la presidencia de Lincoln proporciona otra lección menos discutida para nuestro momento actual: los estados de la Unión no podían luchar contra la secesión individualmente. En cambio, el esfuerzo de guerra requirió la cooperación de los estados bajo el liderazgo centralizado del presidente. Un departamento de guerra, un sistema financiero para pagar las tropas y los suministros, y un departamento de Estado para mantener a raya a las potencias extranjeras.

Cuando un presidente no brinda una dirección unificada durante una crisis, los costos pueden ser catastróficos. El 13 de abril de 2020, Bob Woodward entrevistó al entonces presidente Trump, quien admitió que conocía los peligros del virus que causa el covid-19 un mes antes, pero restó importancia a la amenaza. Una vez que la pandemia llegó a EE.UU., Trump se negó a establecer una política nacional, obligó a cada gobierno estatal a comprar sus propios suministros y, cuando se le preguntó en una conferencia de prensa sobre su papel en el retraso en las pruebas, declaró: «No tomo responsabilidad en absoluto». Sin una acción federal concentrada, los estados estaban literalmente compitiendo entre sí para comprar equipo de protección para sus trabajadores médicos y otros bienes esenciales.

Apenas unas semanas después de su administración, Biden apenas está comenzando a implementar su estrategia para contener la pandemia, pero ha invocado la Ley de Producción de Defensa para aumentar el suministro de vacunas, ha brindado conferencias de prensa periódicas para mantener informados a los ciudadanos y a los funcionarios locales, y ofreció pautas a los estados sobre cómo distribuir vacunas, principios centrales de una respuesta federal unificada a la crisis actual.

Nuestra democracia y las instituciones gubernamentales son delicadas y requieren una vigilancia constante. Lincoln y el Ejército de la Unión derrotaron a la Confederación y salvaron la Unión, pero Ulysses S. Grant sabía que la victoria era frágil. Cuando Grant asumió el cargo en 1869, el Ku Klux Klan y otros grupos supremacistas blancos estaban intensificando sus esfuerzos para socavar los derechos civiles de los negros recientemente emancipados y recuperar el control de los gobiernos locales. Después de la creación del Departamento de Justicia, el entonces presidente Grant nombró a Amos Akerman como su fiscal general y le dio instrucciones para que procesara casos contra el KKK y defendiera los derechos civiles de los negros.

La salud de nuestras instituciones de gobierno ha mejorado y disminuido desde la presidencia de Grant, pero nuestra democracia no ha enfrentado amenazas históricas en 160 años. Las elecciones libres y justas y la transferencia pacífica del poder son la base de la democracia estadounidense. Las mentiras de Trump sobre las elecciones de noviembre de 2020 (y su repetición y amplificación por parte de sus aliados republicanos) socavaron la fe pública en nuestro proceso electoral.

Entonces, la negativa de Trump a reconocer su derrota representó el final de una tradición de 230 años. Ningún presidente se ha negado jamás a comprometerse con una transferencia pacífica del poder. Estas amenazas a nuestra democracia culminaron con el violento ataque del 6 de enero al Capitolio de Estados Unidos, destinado a evitar la certificación de la victoria del entonces presidente electo Biden en el Colegio Electoral.

 Los presidentes tienen muchos defectos, al igual que el resto de nosotros. En el Día de los Presidentes, no debemos ocultar sus fallas, sino reconocer el increíble poder que confiamos a sus manos imperfectas, considerar cómo han moldeado nuestra historia y cómo podríamos querer reformar la institución en el futuro.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here