El 75 º aniversario de UNICEF tiene un sabor agridulce. Después de décadas de avances que consiguieron que menos niños murieran por enfermedades y que más tuvieran salud y asistieran a la escuela, la pandemia amenaza con echar todo por tierra.

“A lo largo de nuestra historia, UNICEF ha contribuido a crear entornos más sanos y seguros para los niños de todo el mundo, con grandes resultados para millones de personas”, dijo Henrietta Fore, directora ejecutiva de UNICEF, que terminará en los próximos días su mandato. “Estos logros están ahora en peligro. La pandemia del COVID-19 ha sido la mayor amenaza para el progreso de la infancia en nuestros 75 años de historia”.

Mientras aumenta el número de niños que pasan hambre, no van a la escuela, sufren abusos, viven en la pobreza o se ven obligados a casarse, disminuye el número de niños con acceso a la atención sanitaria, a las vacunas, a una alimentación suficiente y a los servicios esenciales. “En un año en el que deberíamos mirar hacia adelante, estamos retrocediendo”, añade Fore.

A principios de 2020, había más niños que vivían para ver su primer cumpleaños que en cualquier otro momento de la historia. La mortalidad infantil se había reducido en un 50% desde el año 2000. La mortalidad materna y los matrimonios infantiles estaban disminuyendo, y había más niñas que asistían y permanecían en la escuela que nunca.

Una catástrofe para los niños

Desde entonces, en menos de dos años, 100 millones de niños más han caído en la pobreza, un aumento del 10% desde 2019.  En el mejor de los casos, se necesitarán entre siete u ocho años para volver a los niveles de pobreza infantil anteriores a la crisis, señala UNICEF.

Los aldeanos cultivan una gran variedad de alimentos para ayudar a prevenir la desnutrición infantil en la República Democrática del Congo.

Unos 50 millones de niños padecen emaciación, la forma de malnutrición más peligrosa. Esta cifra podría aumentar en nueve millones más para 2022 debido al impacto de la pandemia.

El número de niños que trabajan ha alcanzado los 160 millones en todo el mundo, lo que supone un aumento de 8,4 millones de niños en los últimos cuatro años. Otros nueve millones de niños corren el riesgo de ser empujados al trabajo infantil de aquí a finales de 2022.

Además, se pueden producir hasta 10 millones de matrimonios infantiles adicionales antes del final de la década como resultado de la pandemia de COVID-19.

Algunas niñas no volvieron a la escuela después del COVID-19 porque tienen miedo.La pandemia cambió mi forma de ver el mundo porque, ahora, me parece que el mundo no es tan tranquilo y estable como antes.Laetitia, Chad

En 2020, más de 23 millones de niños no recibieron todas las vacunas esenciales, la cifra más alta desde 2009.  De esos 23 millones, más del 60% vive en sólo diez países (Angola, Brasil, República del Congo, Etiopía, India, Indonesia, México, Nigeria, Pakistán y Filipinas) y 17 millones de ellos no recibieron ninguna vacuna.

A nivel mundial, durante el primer año de la pandemia las escuelas estuvieron cerradas el 43% del tiempo previsto para la enseñanza presencial. En su punto álgido, en marzo de 2020, 1600 millones de alumnos (el 90% del total de alumnos de todo el mundo) estaban fuera de las aulas.  América Latina y el Caribe ha sido la región más afectada, con un 80% del tiempo de instrucción interrumpido debido al cierre total de las escuelas.

La pandemia de COVID-19 y los cierres de escuelas suponen una grave amenaza para 110 millones de alumnos y alumnas de la región de Oriente Medio y el Norte de África.

Sofia, uruguaya, asegura que estudiar desde casa “provoca una pérdida de interés”. “Hay frustración, ansiedad, pánico, ganas de abandonar los estudios y bueno, todo esto tiene un gran impacto en nuestra salud mental”, contó a la agencia.

A sus 13 años, Manija enseña inglés en Lesbos (Grecia) en la “Escuela de las Estrellas”, que dirige con su amiga Atefe en Moria, el mayor campo de refugiados y migrantes de Europa. Ambas son de origen afgano, pero nacieron en Irán. “Enseñar es mi pasión. En la clase damos mascarillas a todos los alumnos, les sugerimos que se laven las manos y desinfectamos el aire… Quiero crecer para ser útil a la comunidad”, explica Manija.

Recuperación a dos velocidades

El COVID-19 ha afectado esencialmente a todos los niños del mundo, pero no ha afectado a todos los niños por igual. Los países pobres se están recuperando a un ritmo más lento y siguen teniendo niveles más altos de desempleo, lo que prolonga el sufrimiento de las familias y los niños.

UNICEF utiliza el concepto de pobreza multidimensional, que no mira solo el dinero con el que cuenta una familia, sino si los niños tienen acceso a la escuela, al médico o servicios de agua y saneamiento. Incluso antes de la pandemia, casi la mitad de los niños de los países en desarrollo sufrían al menos una privación grave, en alguna de esas modalidades. En 2020, la pobreza multidimensional aumentó entre un 15% y un 18% debido a los impactos inmediatos de la COVID-19.

Se prevé que parte de este aumento se revierta en 2021 a medida que las escuelas vuelvan a abrir y los servicios de salud se recuperen. Sin embargo, los efectos retardados y acumulativos se están haciendo evidentes, dando lugar a un cambio en la composición de la pobreza infantil.  Detrás de muchos de estos problemas hay importantes lagunas en la protección social, ya que sólo uno de cada cuatro niños tiene acceso a algún tipo de ayuda ellos o sus familias.

UNICEF nació de otra gran crisis

Cuando se fundó UNICEF en 1946, tras la Segunda Guerra Mundial, el mundo se enfrentaba a una devastación sin precedentes.

La salud y el bienestar de los niños han mejorado considerablemente desde entonces. UNICEF ha desarrollado innovaciones que han cambiado la vida de los niños: las bombas de agua manuales India Mark II, desarrollada en la década de 1970, siguen siendo las más utilizada del mundo.

A principios de la década de 1980, UNICEF puso en marcha la Revolución de la Supervivencia y el Desarrollo Infantil, una campaña para salvar las vidas de millones de niños cada año, centrándose en cuatro medidas de bajo coste: el control del crecimiento, la terapia de rehidratación oral, la promoción de la lactancia materna y la inmunización.

Tras la adopción en 1989 de la Convención sobre los Derechos del Niño -el marco jurídico internacional más completo sobre los derechos de la infancia-, UNICEF adoptó un enfoque que situó los derechos humanos en el centro de su trabajo. En la década de 1990, la agencia también desarrolló la “Escuela en una caja”, que hace que los niños puedan seguir aprendiendo en situaciones de emergencia.

Douyassi Magnificat (2 años) come un paquete de alimento terapéutico en un centro de nutrición en el hospital pediátrico de Bangui, en Republica Centroafricana.

En la década de 2000, UNICEF creó un alimento terapéutico listo para usar que se ha convertido en el estándar mundial para tratar a los niños que sufren desnutrición. De 2000 a 2019, el reparto de mosquiteras tratadas con insecticida, las pruebas rápidas de detección del paludismo y los medicamentos, redujeron la mortalidad mundial por malaria en un 60%. 

Desde 2020, mientras el mundo se enfrentaba a la pandemia de COVID-19, UNICEF ha desempeñado desempeñó un papel clave en la respuesta de toda la ONU y ha liderado la adquisición y el suministro de vacunas contra el COVID-19 de como parte del mecanismo COVAX para el acceso equitativo.

Empleados de UNICEF en la India se preparan para exportar un cargamento de vacunas de COVAX.

 “Ahora y en los años venideros, seguiremos esforzándonos por crear un mundo en el que los derechos de los niños se cumplan plenamente, y en el que podamos hacer realidad los derechos de los niños”, aseguró la directora ejecutiva.

“Es un objetivo ambicioso que depende de formar alianzas nuevas y reforzar las existentes con los gobiernos, la sociedad civil, nuestras agencias hermanas de la ONU y las empresas. Pero juntos, podemos construir sobre la base de 75 años de resultados para los niños”, añadió.

Según Fore, el sector privado será un socio fundamental en el impulso de la innovación y la tecnología para prestar mejores servicios a más niños y familias. “Y, por supuesto, los niños y los jóvenes son los socios más importantes de todos”, sostuvo. “Son participantes integrales en la creación y aplicación de soluciones. Su fuerza, creatividad y coraje me dan esperanza”.

Reimaginar el futuro

Para responder a la pandemia, recuperar lo perdido y “reimaginar el futuro” de los niños, UNICEF pide:

  • Invertir en protección social, capital humano y gasto para una recuperación inclusiva y resistente
  • Poner fin a la pandemia y revertir el alarmante retroceso en la salud y la nutrición de los niños, aprovechando el papel crucial de UNICEF en la distribución de la vacuna COVID-19
  • Reconstruir mejor garantizando una educación de calidad, protección y salud mental para todos los niños
  • Prevenir, responder y proteger mejor a los niños de las crisis, incluyendo nuevos enfoques para acabar con las hambrunas, proteger a los niños del cambio climático y reformular el gasto en la respuesta a desastres

 “En una época de pandemia mundial, conflictos crecientes y empeoramiento del cambio climático, nunca ha sido más importante que hoy un enfoque centrado en la infancia”, dijo Fore. “Los niños deben ser los primeros en recibir inversiones y los últimos en sufrir recortes. La promesa de nuestro futuro se fija en las prioridades que establecemos en nuestro presente”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here