La radio puede ser un salvavidas en tiempos de crisis y emergencia. En sociedades devastadas, azotadas por la catástrofe o que necesitan noticias desesperadamente, la gente encuentra en la radio la información que salva vidas.” Ban Ki-Moon. 

Por: Dr. Amín Cruz, PhD, Ministro Consejero. Diplomático, historiador, educador, periodista, escritor y Presidente de Congreso Hispanoamericano de Prensa, residente en New York 

Desde 1992, el segundo sábado de diciembre de cada año se celebra el Día Internacional de la Radio y la Televisión a favor de la Infancia esta celebración es una iniciativa de Unicef, para resaltar la importancia que tienen los medios de comunicación en la promoción y cumplimiento de los derechos de la niñez. 

Por lo que es evidente que el organismo de la Organización de las Naciones Unidas que promueve la defensa de los derechos de los niños y las niñas, es consciente de la responsabilidad de los medios de comunicación en cuanto a situar los derechos de la infancia en el lugar que les corresponde. 

Con el correr del tiempo, también se convirtió en una jornada en la que se celebra la participación de los jóvenes en los medios de difusión, con el objeto de la realización de una serie de programas creativos, coloridos e innovadores que ofrecen una oportunidad a los más jóvenes para que manifiesten su visión del mundo. 

Ya que la Convención sobre los Derechos del Niño, ratificada por casi todos los países del mundo incluye el derecho a la libertad de expresión, el derecho a ofrecer y recibir información y el derecho a expresar sus opiniones en los medios de difusión.  

Los niños y niñas representan un porcentaje importante de la población mundial, sin embargo, sabemos poco acerca de lo que les gusta o lo que les gustaría que cambiase, éste será un espacio oportuno para conocer ideas, opiniones y lo que a su juicio serían posibles soluciones a los temas que más les preocupan 

Por lo que el derecho a la participación y a la libre expresión forma parte integral del desarrollo de los más jóvenes, así las emisoras tienen la ocasión de potenciar a los niños y niñas brindándoles los conocimientos y las aptitudes que requieren para desempeñarse en los medios de comunicación y para hacer oír sus voces, por otra parte, se les demuestra a los demás niños y niñas que ellos también pueden expresarse, y enseña al mundo lo que la niñez piensan de sus vidas y sus entornos. 

La pandemia de COVID-19 ha provocado uno de los mayores trastornos de la educación que el mundo ha conocido, afectando a más del 90% de la población estudiantil mundial.  

Numerosos países optaron por la educación a distancia en línea para garantizar la continuidad del aprendizaje entre ellos México, utilizan programas de televisión y/o radio para poner en marcha el aprendizaje a distancia, incluyendo materias básicas, de salud y bienestar psicosocial, importantes para respaldar aquellas poblaciones afectadas por el virus del Covid-19. 

Así mismo la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura y la Unión Europea de radiodifusión generar conocimientos y datos fidedignos para que nadie quede rezagado en la respuesta del aprendizaje a distancia a la pandemia de COVID-19. 

Por lo que el uso de la radio y la televisión como soluciones de aprendizaje a distancia es un medio excelente para hacer frente a la brecha digital en el sector educativo y llegar a los educandos más marginados, numerosas cuestiones relativas a la garantía de calidad de los programas educativos, a la motivación de los educandos, en particular la niñez, a la evaluación o a la medida de los resultados del aprendizaje, pero se necesitan aún más inversiones, en las que se debe profundizar. 

Los niños indígenas y de poblaciones rurales son distintos a niños de poblaciones urbanas, lo mismo que aquellos que tienen algún tipo de discapacidad, o los niños que oyeron surgir la radio, o los niños de los años 80 del siglo anterior comparados con los de hoy, que nacieron en un mundo hiperconectado y con consumo libre de estos contenidos, más allá de los medios tradicionales.   

El universo de la niñez es muy amplio, la infancia es el 22 por ciento de la población del país, es decir, uno de cada cinco habitantes es un niño y por tanto es una audiencia potencial para la radio.  

Los niños y niñas de 7 a 9 años demandan imaginación y creatividad, juegos y estimulaciones, son apegados, tiene indagación y curiosidad continua, a la par de que son conscientes de su entorno y opinan sobre cómo se sienten. 

En lo tanto los niños y niñas de 10 a 12 años demandan realidad, actualización, formas de enfrentar el entorno, ya que son independientes, van hacia la adolescencia, les interesa lo verdadero y el afán en un mundo dominado por los adultos.   

La niñez ahora son nativos digitales, no conciben un mundo sin internet ni redes sociales, usan hasta cinco dispositivos, son autodidactas, independientes, abiertos, tolerantes, y saben que el mundo es diverso, se muestran preocupados por el entorno y su protección, aprenden a estar solos, son rápidos, auténticos, se familiarizan con la tecnología de manera veloz, buscan libertad y pertenencia, son reflexivos, cuentan con una actitud activa, quieren hacerse notar, desarrollar independencia y autonomía, sobre todo de los 9 a los 12 años.  

Por tanto, el universo de la radio es diverso, con gustos y visiones del mundo y de las cosas distintas, cuando se hace radio, es necesario pensar que hay una enorme diversidad, que se debe tomar cuenta y que hablaran de sus inquietudes sin tabúes y, además, mostraran los verdaderos errores de la sociedad, porque la niñez no miente. 

“Nosotros mismos debemos informarnos sobre las últimas noticias y compartirlas con otros porque el conocimiento tiene poder. Podemos armarnos con respuestas. Nosotros, como niños, podemos compartir mensajes para sensibilizar a otros. De esta manera, los consejos sobre higiene podrían ser más efectivos “. Suelv, 15 años, Albania 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here