Varias ciudades de Estados Unidos se mantienen en alerta ante la llegada de la tormenta tropical Barry que podría convertirse en huracán.

La tormenta obligó al gobierno de Louisiana a declarar estado de emergencia y ha causado inundaciones en Nueva Orleans, dejando unas 10,000 personas sin electricidad.

Miles de habitantes de la costa de Luisiana han sido evacuados este viernes.
La tormenta tropical que se formó en el Golfo de México, amenazando la región con lluvias potencialmente riesgosas para la seguridad de la personas.

De acuerdo con el Centro Nacional de Huracanes (NHC), la tormenta Barry está a unos 100 km al suroeste de la desembocadura del río Misisipi y avanzaba lentamente hacia la costa.

La tormenta avanzaba con vientos sostenidos de 65 kilómetros por hora, muy por debajo de los cerca de 119 km/hr de un ciclón, pero tiene altas probabilidades de convertirse en huracán que podría ser devastador para Luisiana.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró este jueves el estado de emergencia en la zona, para desbloquear fondos y permitir que las agencias federales participen en las labores.

De convertirse en huracán como se ha anticipado, Barry podría ser el primero de la temporada en el Atlántico.

La llegada de esta tormenta revive el drama causado por el huracán Katrina, cuando los diques de la ciudad colapsaron bajo el peso del agua inundando el 80% de esta localidad, y más de 1,800 personas murieron durante la catástrofe.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here