Eddy Montes Praslin y Rafael Acosta, nunca se conocieron, pero tuvieron un final muy similar, ambos eran presos políticos de una dictadura en dos países de Latinoamérica marcados por el declive de la democracia, el aumento de la corrupción y la represión, que en los últimos años ha dejado cientos de muertos y millones de exiliados: Nicaragua y Venezuela.  

Eddy Montes fue asesinado de un balazo por un custodio del Sistema Penitenciario Nacional de Nicaragua, mejor conocido como “La Modelo”.

Después de recibir el disparo el reo aún quedó con vida, pero murió desangrado debido a que no recibió atención médica a tiempo, según dicta el acta de defunción entregada a sus familiares.

Según la versión oficial, Eddy Montes, quien tenía ciudadanía estadounidense, murió en un forcejeo con el centinela de la cárcel, mientras un grupo de presos mantenían un motín dentro del penal, sin embargo esta versión fue desmentida por los demás presos políticos, quienes aseguraron que ellos tenía una protesta para demandar su libertad y oficiales antidisturbios ingresaron a la cárcel y les dispararon a matar.

La muerte de Eddy Montes ocurrió el 16 de mayo y pese a las demandas de la oposición y la comunidad internacional a las autoridades nicaragüenses de hacer una investigación exhaustiva sobre su muerte, hasta el momento las autoridades ni siquiera han entregado la autopsia que se le realizó a su cadáver. 

Montes emigró a los Estados Unidos en 1975, cuando tenía 12 años y al alcanzar la mayoría de edad se hizo ciudadano estadounidense, lo que le permitió años más tarde ingresar al ejército de este país.

Tras varios años en la Marina, Montes regresó a Nicaragua en el año 2006, donde cumplió sus sueños de convertirse en  abogado.

Desde abril de 2018, cuando iniciaron las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega, Eddy Montes se involucró de manera activa en las manifestaciones, lo que le costó su libertad y posteriormente la muerte.

Tras permanecer ocho meses encarcelado al ser acusado de por terrorismo, una medida que usa el ejecutivo nicaragüense para encarcelar a opositores, Montes no pudo cumplir su sueño de ver “una Nicaragua libre”, la razón por la que se había sumado a las protestas.

La crisis de Nicaragua ha dejado más de 300 muertos, miles de heridos, cientos de detenidos y decenas de miles de exiliados ante amenazas, asedio, intimidación y persecución por haber participado en las protestas.

La historia de Rafael Acosta, quien era capitán de Corbeta de la Armada venezolana no es muy distinta a la de Eddy Montes.

Rafael Acosta también murió dentro de una cárcel y según su familia, la causa de su muerte fueron las torturas que recibió dentro del penal.

Al militar se le acusaba de haber participado en agosto del año pasado en el atentado contra Nicolás Maduro, fue detenido el pasado 21 de junio y el domingo el Gobierno Venezolano confirmó su muerte.

Este lunes Fiscalía dijo que la muerte de Rafael Acosta fue un homicidio y acusó a otros dos militares que estaban detenidos en el mismo reclusorio, una versión que es rechazada por la familia de la víctima. 

La esposa de Acosta, Waleska Pérez, dijo que la última vez que miró a su marido (cuando lo llevaron al tribunal), estaba salvajemente golpeado y que tenía muestras claras de torturas. 

“Ayer (un día antes de su muerte) lo presentaron, estaba sumamente golpeado, en silla de ruedas, ni podía hablar, no se valía por sí mismo y lo torturaron mucho, tanto que lo mataron”, aseguró la mujer muy conmocionada. 

Ante el crimen del militar, el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela y líder opositor, Juan Guaidó, solicitó a la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet hacer una investigación urgente sobre su muerte, sin embargo la funcionaria que recientemente se reunió con Maduro en Caracas, se limitó a decir: “Estoy conmocionada por la presunta tortura del capitán Acosta Arévalo, y porque el trato al que fue sometido mientras estaba en custodia puede haber sido la causa de su muerte”.

Según el último informe sobre migración de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), desde el año 2015 hasta la fecha, más de cuatro millones de venezolanos han salido de su país huyendo de la crisis que se agudizó cuando Maduro llegó al poder.

De acuerdo con el Estatuto de Roma, el instrumento constitutivo de la Corte Penal Internacional (CPI), para juzgar a los responsables de crímenes de trascendencia internacional, tanto el asesinato de Eddy Montes, como el homicidio de Rafael Acosta, son considerados crímenes de lesa humanidad, ya que sus muertes ocurrieron mientras se encontraban indefensos (presos) y en presencia de quienes debían garantizarles seguridad (la Policía).

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here