Al menos 680 inmigrantes indocumentados, la mayoría de origen latino fueron detenidos por autoridades migratorias de Estados Unidos en redadas en siete plantas de procesamiento de alimentos.

Las redadas fueron ejecutadas en seis ciudades de Mississippi.
“Agentes Especiales ejecutaron órdenes de arresto administrativas y criminales que resultaron en la detención de cerca de 680 extranjeros ilegales. Tienen que respetar nuestras leyes, tienen que venir aquí legalmente o no venir para nada”, dijo en conferencia de prensa Mike Hurst, fiscal del distrito sur de Mississippi.

Estas redadas de detención de migrantes son parte de las medidas del presidente Donald Trump contra la migración ilegal.

Por su parte, el alcalde de la ciudad de Canton, William Truly, manifestó en conferencia de prensa que con el operativo que las autoridades estaban “identificando a los inmigrantes ilegales, versus los que están legales, y los están reuniendo, subiendo a autobuses y llevándoselos”.

El fiscal Hurst también criticó a los empleadores y empresas estadunidenses que contratan trabajadores indocumentados.

“A aquellos que usan extranjeros ilegales para obtener ventajas competitivas o para hacer dinero rápido, tenemos algo que decirles: si encontramos que han violado una ley criminal federal, iremos a por ustedes”, aseveró el funcionario.

El número total de arrestos en estas redadas sería el más grande en una década y probablemente el mayor en un solo estado, de acuerdo con autoridades de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).

Según las autoridades migratorias, los trabajadores fueron llevados a un hangar militar para ser procesados por violaciones migratorias.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here