Nos unimos al mundo para conmemorar el Día Internacional del Recuerdo del Holocausto, en honor a los seis millones de víctimas judías del Holocausto y millones de otras víctimas del nazismo.

El 27 de enero de 1945, cuando las fuerzas rusas liberaron el campo de concentración de Auschwitz, se sorprendieron por la carnicería que presenciaron allí y en otros campos de exterminio nazis. Pero no sucedió de la noche a la mañana. La “solución final” de los nazis fue un proceso incremental e insidioso que evolucionó a medida que el mundo miraba, inicialmente con desdén e incredulidad, y finalmente con acción y horror.

Hoy, inclinamos la cabeza en memoria y dolor. Nunca olvidaremos a los seis millones de judíos y las demás víctimas que perecieron en ese reino de terror. Pero debemos hacer algo más que simplemente recordar. También debemos comprometernos a enfrentar el antisemitismo, el racismo, la intolerancia religiosa, la persecución relacionada con la orientación sexual y otros tipos de odio aquí y ahora.

Porque una de las lecciones del Holocausto es esta: cuando permitimos que el odio se encone, que cobre fuerza en nuestra cultura, que obtenga apoyo en nuestras instituciones, los resultados más crueles, devastadores y mortíferos son posibles.

Nunca olvidemos, y nunca permitamos que vuelva a suceder.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here