El astro portugués. Cristiano Ronaldo, recibió una advertencia por parte de la Policía, por el incidente en el que el futbolista fue captado arrojando al suelo el teléfono celular de un aficionado de Everton en un partido de la Premier League el pasado abril.

El delantero de 37 años fue interrogado por agentes de la policía tras una denuncia de agresión y daños por lo ocurrido en el estadio Goodison Park el 9 de abril, sin embargo, la autoridad inglesa señaló que “el asunto está ahora cerrado”.

La policía inició la investigación al difundirse un video en el que Cristiano arroja el celular del aficionado mientras se enfilaba por el túnel tras la derrota del United por 1-0.

Bajo la ley británica, la advertencia es una especie de amonestación que la policía suele aplicar si la persona admite que cometió el delito. La advertencia condicional implica que la persona también deben cumplir con algún tipo de obligación, como reemplazar la propiedad dañada.

Después del incidente, Cristiano se disculpó en las redes sociales por su “exabrupto” e invitó al aficionado presenciar un partido en Old Trafford “como un gesto de fair play y deportividad”.