Coronavirus, centroamérica, deuda, Yemen

0
89

Las medidas tomadas por algunos gobiernos centroamericanos contra el coronavirus están afectando desproporcionadamente a los migrantes, los pagos de la deuda externa de los países en desarrollo podrían elevarse en 2021 hasta a 3,4 billones de dólares a causa de la pandemia, y la ONU está en una carrera contra el tiempo para proteger a Yemen de otra catástrofe con la llegada del COVID-19.

Los migrantes en Centroamérica, afectados por las medidas contra el COVID-19

Algunas medidas adoptadas por los Gobiernos de Centroamérica y México para contener y prevenir la propagación de la pandemia de coronavirus están afectando desproporcionadamente a los migrantes, refugiados y desplazados en la región, alertó la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos.

Los cierres de fronteras han provocado que numerosas personas, entre ellas niños y adultos mayores, se hayan quedado atrapadas en lugares fronterizos.

“Estas personas permanecen en campamentos improvisados, en situación de calle, en comunidades o centros de acogida, en los que no siempre se han implementado los protocolos sanitarios para protegerlas según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud”, advierte la Oficina en un comunicado.

Por ejemplo, el cierre de la frontera de Panamá con Costa Rica, así como la de El Salvador y Honduras, ha provocado que migrantes queden atrapados en condiciones de hacinamiento y limitado acceso de salud, información, alimentación, agua y saneamiento.

En Honduras, un Centro de Atención al Migrante Retornado tuvo que cerrar por protestas de la población local en contra del ingreso al país de estas personas por miedo a contagiarse.

La Oficina afirma que se debería considerar la posibilidad de suspender temporalmente los retornos forzados a la región durante la pandemia; establecer mecanismos para la regularización de personas y garantizar su pleno acceso a las medidas de protección y atención oportuna en salud.

También ha pedido a los países que se ponga a los migrantes y demás personas en condición de movilidad en el centro de la respuesta contra la pandemia. 

Un alivio de la deuda para los países de bajos y medianos ingresos

ONU/Mark GartenLos mercados de valores en todo el mundo han caído ante el empeoramiento del brote del coronavirus.

El Secretario General de la ONU advirtió este jueves que la pandemia del coronavirus amplía significativamente los riesgos de deuda que tienen los países, y ha pedido un alivio que beneficie a los más pobres y los más vulnerables, pero también a aquellos de medianos ingresos. 

Solo en 2020 y 2021, los pagos de los países en desarrollo solo por su deuda externa pública se elevarán a entre 2,6 y 3,4 billones de dólares, asegura un informe de la UNCTAD, que pide acción decisiva de alivio para estas naciones.

Durante una reunión ante el Consejo Económico y Social de la ONU, Guterres saludó la iniciativa temporal del G20 de suspender los pagos a los países más pobres.

“La moratoria debería extenderse a todos los países en desarrollo que solicitan indulgencia, incluidos los países de ingresos medios. Más allá de una moratoria inicial de la deuda, se necesitará un alivio específico”, afirmó.

Para António Guterres, la pandemia es una oportunidad para abordar los problemas estructurales en la arquitectura de la deuda internacional, para evitar incumplimientos que conduzcan a crisis financieras y económicas prolongadas. 

Una carrera contra el tiempo para salvar a Yemen

© UNICEF/Moohialdin FuadUn niño desplazado en el campamento de Adén, en Yemen.

Los trabajadores humanitarios en Yemen están en una “carrera contra el tiempo” para ayudar a las autoridades a suprimir la propagación del coronavirus y a preparar y equipar instalaciones en caso de que las personas se enfermen.

“La amenaza de COVID-19 es tan aterradora que tenemos que hacer todo lo posible para detener la propagación del virus y ayudar a las personas que pueden infectarse, pero tenemos que ser francos, las probabilidades están en contra de nosotros. Ya estamos apoyando la operación humanitaria más grande del mundo, llegando a más de 13 millones de personas cada mes”, afirmó la coordinadora humanitaria de la ONU para ese país, Lise Grande.

En Yemen, a causa del conflicto, las condiciones de operación son restrictivas y hay una falta permanente de recursos. 

La Organización Mundial de la Salud tiene 333 equipos de respuesta rápida en el país y espera aumentarlos a 999, está equipando y mejorando a 37 hospitales, ha adquirido cientos de miles de camas de unidades de cuidados intensivos y ventiladores, algunos ya han logrado distribuir, y el resto se hará tan pronto las condiciones lo permitan.  También ha distribuido 6700 pruebas para la detección del coronavirus y asegurado unos 32.400 adicionales que llegarán pronto. 

“Necesitamos las condiciones adecuadas que nos permitan hacer nuestro trabajo y necesitamos fondos”, dijo Grande.

Yemen sigue siendo el peor desastre humanitario del mundo. Casi el 80% de la población requiere algún tipo de asistencia humanitaria y protección. Diez millones de personas están a un paso de la hambruna y siete  millones de personas están desnutridas. De los 41 principales programas humanitarios de la ONU, 31 se reducirán o cerrarán a menos que se reciba financiación con urgencia.

No se puede sacrificar la vacunación preventiva por la pandemia

OMSUna niña recibe una vacuna contra el sarampión en la República Democrática del Congo

Los avances en la cobertura de vacunación mundial que tanto ha costado realizar corren peligro en medio de la pandemia de COVID-19, aseguró la Organización Mundial de la Salud. 

El cierre o la interrupción de los servicios de inmunización puede provocar un resurgimiento de enfermedades como el sarampión y la poliomelitis, que pueden prevenirse con vacunas seguras y eficaces. 

“Mientras el mundo se esfuerza por desarrollar una nueva vacuna contra la COVID 19 a una velocidad récord, no debemos arriesgarnos a perder la batalla de proteger a todas las personas de todos los lugares frente a las enfermedades prevenibles mediante vacunación. Estas enfermedades volverán a atacar si no vacunamos”, alertó el director de la Organizzación, Tedros Adhanom Gebreyesus.

Mientras dure la respuesta a la pandemia, los países deben actuar para proteger los servicios de inmunización, con el fin de seguir reduciendo al mínimo los brotes de enfermedades y las pérdidas de vidas. La OMS solo recomienda que se detengan temporalmente las campañas de vacunación preventiva cuando no haya un brote activo de ese tipo de padecimientos. 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here