La zurda magistral de Lionel Messi no fue suficiente para evitar que Argentina y Chile empataran 1-1 en Río de Janeiro, en el debut de ambos equipos por el Grupo A de la Copa América.

Argentina propuso y buscó cerca del área de Claudio Bravo la victoria hasta el final, pero le faltó lucidez para concretar situaciones ante un Chile que, sin su principal carta, Alexis Sánchez, cedió la pelota y buscó lastimar de contragolpe. El equipo dirigido por el uruguayo Martín Lasarte apostó en la velocidad de Eduardo Vargas como único delantero y consiguió la igualdad gracias a un penal.

Para Argentina, cuyos atacantes carecieron de suficiente precisión en los pies, el gol llegó de pelota parada. En el estadio olímpico Nilton Santos, vacío por las restricciones de la pandemia del COVID-19, Messi, quien abrió el marcador en el primer tiempo con un tiro libre ejecutado con maestría a los 33 minutos.

Erick Pulgar había bajado a Giovani Lo Celso cuando se escapaba sólo hacía el arco de Claudio Bravo. Y el crack del Barcelona, que hasta ese momento tenía un partido discreto, tomó la pelota y la colgó con su zurda en el ángulo izquierdo de Bravo, quien se esforzó pero no pudo tapar.

La victoria parcial era justa porque el equipo de Scaloni se había animado más que Chile. Hasta ese momento, la Albiceleste había estado cerca del gol tocando rápido en campo chileno para crear espacios. El arquero chileno Claudio Bravo ya le había tapado dos pelotas claras de gol a Nicolás González y una tercera a Lautaro Martínez, quien había malogrado una oportunidad abajo del arco, luego de un centro rasante de Lo Celso a los 11 minutos.

Lo mejor de Argentina aparecía por la banda izquierda, con las conexiones entre Lo Celso, Nicolás Tagliafico y Nicolás González.

Chile, que casi no había inquietado el arco de Emiliano Martínez, salió al segundo tiempo con otra actitud. Presionó más arriba y llevó el partido en los primeros minutos a campo argentino. Había terminado el primer tiempo con apenas un remate de peligro, de Jean Meneses, que se había sacado de encima la marca de Martínez Quarta para rematar desviado sobre el palo izquierdo de Martínez.

A los 56 minutos, Erick Pulgar le dio un buen pase a Vargas, que aprovechó un mal retroceso de Martínez Quarta y abrió el camino para que el chileno quedase mano a mano con Martínez. El arquero argentino apareció con solvencia en el arco y tapó la pelota, pero en el rebote Tagliafico cometió una falta clara sobre Vargas.

El partido se detuvo varios minutos, y el árbitro Wilmar Roldán debió revisar la jugada en el VAR. El técnico argentino Leonel Scalini y el banco de Lasarte presionaban a Roldan, quien acabó señalando el penal.

Vidal ejecutó la falta y Martínez lo paró, pero en el rebote, Vargas fue más rápido que todos y mandó la pelota adentro del arco argentino. La Roja se llevó un premio por su nueva postura, más audaz que en el primer tiempo.

Con más voluntad que claridad, Argentina pasó el segundo tiempo intentando el segundo gol. Tuvo una muy clara sobre el final, a los 78, con una pelota pinchada de Messi que dejó a González dentro del área y solo frente a Bravo.

El delantero del Stuttgart no pudo ejecutar bien de cabeza y la pelota no tuvo destino de gol. Scaloni probó con Exequiel Palacios en el mediocampo en sociedad con Rodrigo De Paul y puso en cancha también a Ángel Di María, quien le aportó vértigo sin claridad. En los últimos 10 minutos ingresaron Sergio Agüero y Joaquín Correa pero no tuvieron injerencia.

Al igual que en la Copa de 2019, el equipo conducido por Lionel Scaloni no pudo ganar en la primera fecha. Y el equipo albiceleste repitió el mismo déficit que había mostrado en Barranquilla, en su último partido contra Colombia por las eliminatorias para el mundial de Qatar 2022, cuando parecía que se llevaba puesto al conjunto cafetero pero terminó empatando y pagando muy caro su falta de puntería.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here