Uno de los oficiales que resultaron heridos mientras respondían a una disputa doméstica en Harlem, Manhattan, este viernes, falleció. Así lo dijo el presidente del condado de Manhattan, Mark Levine, a través de un tuit.

“Existe una importante desinformación sobre el tiroteo de Harlem”, explicó. “Estoy aquí en el hospital con @nycmayor. Un oficial ha muerto, el segundo sigue luchando por su vida. Por favor, oren por él”, agregó.

Los policías habían acudido por una llamada de auxilio de una mujer que estaba en medio de una pelea con su hijo, y al llegar al lugar de los hechos, fueron recibidos a tiros por el hijo, desatándose entonces un enfrentamiento a balazos en las cercanías de 119 West 135th St., dentro de los límites del 32nd Precinct.

La policía aconsejó a los residentes que eviten transitar por el área de West 135th Street entre Adam Clayton Powell Jr. y Malcolm X Boulevards mientras continúa la investigación.

El alcalde, Eric Adams, se presentó en el Hospital de Harlem en primer lugar y luego tenía previsto ir al lugar del incidente (calle 135 de Manhattan), que ha sido acordonado por la policía, según su secretario de prensa, Fabien Levy.

Estos hechos ocurren mientras la ciudad de Nueva York se encuentra inmersa en fuerte ola de conflictos y violencia. Este es el tercer incidente armado con víctimas entre la policía en solo una semana, después de que el martes y el jueves otros dos agentes fueran heridos por bala en sendos incidentes distintos, en Staten Island y en Brooklyn.

A estos incidentes se suma además otros dos crímenes sucedidos la semana anterior, el primero de ellos en un local de Burger King, donde una de las trabajadoras fue asesinada por un atracador, y el segundo en el metro de Nueva York, cuando un vagabundo empujó a las vías, sin razón aparente, a una mujer de 40 años que se encontraba en el andén en el momento en que el tren entraba en la estación.

Además, días atrás una bebé resultó herida de un disparo en la cabeza durante un tiroteo en El Bronx. La menor continúa en el hospital, cuando hoy viernes cumple un año de edad, mientras es intervenida quirúrgicamente por segunda vez. 

Justo el pasado jueves, un detective recibió un disparo durante una redada antidrogas en Staten Island.

Mientras este accidente sucedía, el alcalde Eric Adams, junto a varias autoridades se reunían con pastores, policías y políticos, donde se congregaron en vigilia por la vida de la bebé herida. Durante el acto, las autoridades aseguraban que harían todo lo que está en sus manos para sacar las armas de las calles de Nueva York.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here