Numerosos incendios forestales activos continúan arrasando comunidades en los estados de California, Oregon y Washington y han causado la muerte de al menos 26 personas, mientras varias decenas continúan desaparecidas.

Las imágenes y las fotos de las zonas devoradas por las llamas son verdaderamente desgarradoras y apocalípticas.

El humo ha hecho que la calidad del aire sea muy insalubre, lo que puede irritar los pulmones, causar inflamación y afectar el sistema inmunológico, un verdadero problema en medio de la pandemia del coronavirus.

Atrapado en medio de un bosque de Oregon está el pequeño pueblo de Vida, de donde Nailah Garner y su esposo tuvieron que huir la semana pasada.

“No sabíamos qué agarrar. No empacamos. ¿Quién sabe qué hacer cuando estás pasando por esto?” dijo una mujer a un medio de comunicación. Una amiga le comunicó por teléfono que su casa había sido devorada por las llamas. La pareja lo ha perdido todo.

“Todo se ha ido, y parece una zona de guerra”, declaró.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here