La transición de poder en Estados Unidos ya es un hecho inevitable. Y no solo porque lo haya asegurado el vicepresidente Mike Pence que insistió en que la Administración Trump facilitará una transición de poder «ordenada» y una investidura «segura», sino porque Donald Trump ya comenzó la mudanza de sus pertenencias como lo demuestran las cajas apiladas en la calle que da entrada al edificio de oficinas Eisenhower, situado en el lado oeste de la Casa Blanca, con algunas de las pertenencias del presidente saliente. El próximo miércoles, día 20, Joe Biden será investido presidente de Estados Unidos y, por lo tanto, será el nuevo inquilino de la Casa Blanca para los próximos cuatro años de gobierno.

 Los trabajadores comenzaron ayer por la tarde noche a cargar los camiones con cientos de cajas ubicadas sobre palets de madera, como demuestran las fotos que corrieron como pólvora por las redes sociales, un día después de que el «impeachmente» contra el presidente saliera adelante. En Twitter, se hizo viral una foto en la que se observa a uno de los ayudantes del equipo de mudanza llevarse un busto de Abraham Lincoln, por lo que los usuarios inmediatamente comenzaron a decir que Trump estaba «robando» los bienes de la Casa Blanca. «Es el busto de Abraham Lincoln. Entonces, ¿Trump está robando ahora los muebles de la Casa Blanca? Será mejor que hagan un inventario antes de que se lleve las alfombras», publicó un usuario.

 Después de una elección, el nuevo presidente elige cómo desea decorar el edificio y solicita piezas puntuales a los museos. Los artículos de la Casa Blanca hacen parte de las colecciones de los museos controlados por el gobierno federal y regresan a su lugar una vez finaliza el mandato. Trump había solicitado el busto de Lincoln porque es el presidente que más simboliza al Partido Republicano y con quien él más se identificaba. Incluso, se le escuchó decir al presidente de EE.UU. que «hasta que llegué a la presidencia nadie sabía que Abraham Lincoln era un republicano», aunque el GOP (Grand Old Party , literalmente, el gran viejo partido) siempre se ha llamado con orgullo «el Partido de Lincoln».

Los miembros del equipo de Trump fueron fotografiados saliendo con otros objetos inusuales que se pudieron apreciar en la mudanza como un pájaro de peluche y una foto enmarcada de la reunión del presidente con su homólogo chino Xi Jinping. Debbie Meadows, esposa del jefe de Gabinete del presidente, Mark Meadows, fue vista sacando un faisán disecado mientras despejaban el escritorio de su esposo.

 Trump tiene previsto trasladarse a Mar-a-Lago, uno de sus mansiones en Florida. Aunque el Departamento de Estado norteamericano informó que pasará la noche del 19 en la Blair House, una casa cercana a la Casa Blanca destinada a acoger a las visitas de jefes de Estado.

Luego de que Trump abandone la Casa Blanca, un equipo se encargará de hacer una limpieza profunda que es más que necesaria por la pandemia de Covid-19. Por esta razón, el trabajo de limpieza se ha encarecido y costará medio millón de dólares. El personal reemplaza todos los artículos al interior, desde el champú hasta las flores.

Las autoridades se están preparando para dar el adiós a Trump auqnue aún no saben cómo. En otra ruptura con la tradición, el Pentágono ha dicho que no organizará un evento de homenaje de despedida habitual para el presidente por primera vez desde la partida de Ronald Reagan.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here