En la caseta de la Junta de Acción Comunal del corregimiento de Caucheras, en Mutatá, la Unidad para las Víctimas entregó los insumos y herramientas para el cultivo de arroz y hortalizas, como medida de implementación del Plan de Reparación Colectiva de esta comunidad conformada por 19 familias.

A la entrega asistieron la alcaldesa de este municipio, María Esilda Palacios Giraldo, y la directora de la Unidad para las Víctimas, Elizabeth Granada Ríos, quienes destacaron las acciones conjuntas que se vienen realizando en el territorio.

“La articulación que se viene realizando entre el ente territorial y la Unidad para las Víctimas a nivel nacional, es realmente importantísimo para nuestro territorio, toda vez que nuestras comunidades que han sido víctimas del conflicto, de la violencia, están siendo atendidas, están siendo fortalecidas, están siendo valoradas, acompañadas con lo que realmente ellas se merecen, es así como seguimos prestos, muy dispuestos a apoyarlos y seguir trabajando en articulación para beneficio de ellas”, expresó María Esilda Palacios Giraldo, alcaldesa de Mutatá.

La directora de la Unidad en Urabá-Darién, Elizabeth Granada, indicó que “con esta entrega del proyecto de arroz y los insumos necesarios para el sujeto de reparación colectiva Caucheras, serán beneficiadas a 19 familias y serán sembradas nueve hectáreas de tierra”.

Dentro de los elementos entregados se incluyeron semillas de arroz y tomate, así como abonos, fertilizantes, alambres, grapas e insumos requeridos para consolidar este proyecto productivo.

Por su parte, Luz Adriana Sepúlveda, del comité de impulso de este colectivo, afirmó que, “estamos junto con toda la comunidad, la Unidad y la Alcaldía, participando de este proyecto que va a ser de gran ayuda para la comunidad, porque así van a poder tener para el consumo y vender para que puedan ayudarse y adquirir productos de la canasta familiar”.

Cabe recordar que por medio del proceso de reparación colectiva esta comunidad había recibido un tractor, así como dotaciones tecnológicas y mobiliario para la caseta comunal, herramientas que le han permitido al colectivo, además de impulsar su producción agrícola y tener seguridad alimentaria, realizar obras sociales, apoyar a las familias y recuperar sus prácticas comunitarias.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here