El objetivo para la conmemoración de este año es que todas las generaciones alcancen los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) entre los que se destacan la preservación y el cuidado del medio ambiente, el fin de la pobreza y la prosperidad económica a nivel global, con el fin de lograr un futuro mejor y más sostenible para todos, incluidos los jóvenes.

En la Unidad para las Víctimas se trabaja por el restablecimiento de los derechos de todas las personas que fueron víctimas del conflicto, entre ellos los jóvenes, y ha implementado varias acciones y estrategias encaminadas a la atención, asistencia y reparación integral de este grupo poblacional.

A la fecha, 2.110.761 personas entre los 18 y 28 años se encuentran incluidas en el Registro Único de Víctimas (RUV). De estas, 1.777.339 son sujetos de atención, es decir, víctimas que cumplen con los requisitos para acceder a las medidas de atención y reparación integral establecidas en la Ley 1448 de 2011.

Según el mismo Registro, el 49,4 % son mujeres, el 2,3 % tiene alguna discapacidad, el 20,8 % tiene alguna pertenencia étnica y el 0,1 % tiene determinada orientación sexual e identidad de género diversas (OSIGD).

El desplazamiento forzado, la amenaza y el homicidio son los hechos victimizantes que reúnen la mayor cantidad de eventos ocurridos a jóvenes en el país. Se evidencia que el año 2002 concentra la mayor cantidad de eventos ocurridos y una disminución entre el 2015 y el 2017.

Las ayudas y beneficios entregados

La Unidad para las Víctimas entre 2016 y el 30 de junio de 2022 colocó 841.252 giros de Atención Humanitaria por un valor que supera los $502.902 millones a hogares víctimas de desplazamiento en los que se encuentran personas entre los 18 y los 28 años. Para el resto de los hechos victimizantes se ha entregado ayuda humanitaria por un valor de $8.791 millones constituidos por 6.761 giros.

En lo que tiene que ver con la participación, para el período 2021-2023 un total de 679 jóvenes víctimas elegidos estarán en las mesas de participación efectiva municipales, 33 en las mesas departamentales, y 2 estarán como representantes del enfoque jóvenes en la Mesa Nacional.

Según María Teresa Salas, delegada en representación de los jóvenes ante la Mesa Nacional de Participación, la incidencia que hacen los jóvenes en esos espacios garantiza sus derechos. “El trabajo continúa y seguimos apuntándole a la educación, a la generación de empleo, a fortalecer nuevos liderazgos y a que se cumpla la reparación integral establecida en la Ley 1448 que es como nuestro libro sagrado y nuestra carta de navegación para lograr todos los objetivos propuestos”.

La reparación para los jóvenes

En reparación individual se han entregado 130.343 giros por un valor cercano a los $622.638 millones que han beneficiado a 127.502 personas. Es importante resaltar que la reparación integral no solo constituye la entrega de una compensación económica, sino que se orienta a mitigar la afectación generada por el conflicto; en este sentido se han implementado distintas acciones con enfoque psicosocial para acceder a otras medidas que buscan resarcir el dolor y dignificar a las víctimas; por esta vía se han atendido 31.924 personas.

Al 30 de mayo de 2022 la Unidad para las Víctimas había acompañado a 136.637 jóvenes entre los 18 y 28 años en la ruta de retornos y reubicaciones: 119.767 integrados localmente, 10.471 retornado a sus lugares de origen y 6.392 reubicados, bajo los principios de seguridad, dignidad y voluntariedad.

Así mismo, la entidad propende por el bienestar de los jóvenes en los diferentes sujetos de reparación colectiva incluidos en el Registro Único, que al 30 de junio sumaban 851 entre comunidades campesinas y barriales, comunidades y pueblos étnicos u organizaciones, grupos y/o movimientos sociales.