En el pabellón blanco de la Plaza Mayor de Medellín, local 04, se podrán encontrar los diseños Fusión Cultural de la diseñadora étnica Carmen Blanco, víctima del conflicto armado que se abre camino hacia el cumplimiento de sus sueños ahora en Expoartesano.

En esta oportunidad, Carmen fue convocada y expondrá sus diseños, prendas, calzado, bolsos, cinturones, brazaletes, con apliques de molas y chaquiras propias de los indígenas Gunadule del Urabá, así como turbantes, blusas en tela africana, un sinnúmero de opciones para quienes visiten el estand.

“La persona que me contactó me dijo que era privilegiada porque había sido seleccionada entre muchos emprendimientos de Antioquia y la Gobernación me dio el stand sin tener que pagar un peso, incluido el almuerzo de todos los días”.

En esta ocasión, junto con artesanos de todas las regiones del país, tiene la oportunidad de mostrar su original propuesta, inspirada en las raíces ancestrales de la cultura indígena y afrocolombiana, destacando los rasgos más representativos de estas con toques modernos que se ajustan a todas las edades y gustos.

 “Estamos trabajando en esta propuesta nueva para Expoartesano, incluí unos fajones que van de la mano o entrelazados con el corsé, que es una prenda que tuvo muy buena aceptación en Colombiamoda, hechos con materiales que se ajustan a todos los gustos y realzan la figura de la mujer”.

Expoartesano, la feria organizada por Artesanías de Colombia y Plaza Mayor Medellín, se realiza desde el 24 de septiembre hasta el 3 de octubre, y cuenta con la plataforma virtual que permitirá dar a conocer, virtualmente, el trabajo de los artesanos para facilitar su comercialización ya que, según los reportes de sus organizadores, el año pasado recibieron alrededor de 113.000 visitas incluyendo de otros países.

“Para mí, estar ahora en Expoartesano es algo increíble. La verdad no me lo esperaba; es un reto muy grande, con el hecho de haber sido seleccionada entre muchos ya me hace una triunfadora”, dice Carmen.

Con sueños e ilusiones y mucha tela por cortar, quiere dejar atrás un duro pasado de violencia en su vida y se prepara para lo que ella misma dice, algo de no creer: “nos están pasando cosas maravillosas, sé que hemos trabajado duro, pero son cosas que nos dejan sin palabras, nos llenan de alegría, que me dicen que lo que estamos haciendo está bien y hoy sólo tengo agradecimiento a todos los que nos apoyan día tras día, como la Gobernación, el centro comercial Plaza del Río, la corporación de Mis Manos, la Unidad para las Víctimas y nuestros clientes que son el motor”, agrega.

Carmen, ha estado capacitándose y recibiendo formación. Aun cuando todo se paralizó, durante la pandemia, su trabajo ha sido constante, con esfuerzo y dedicación. En ese entonces, fue seleccionada por la Unidad para participar en la primera feria virtual Unidos por las Víctimas, la cual la impulsó hacia el mercado digital.

En la actualidad, recibe acompañamiento desde el Grupo de Fortalecimiento Estratégico a Emprendimientos de Víctimas de la Unidad. Así mismo, desde el mes de agosto, fue incluida en el Programa de Emprendimiento Yaru Virtual, de la fundación WWb Colombia.

 “Mi reto ahora es conseguir una o dos personas más, que me ayuden en el taller, empezar a enrutar los patrones, estandarizar, organizar, centrarme más en objetivos, el punto de equilibrio, en el costeo que son temas que aprendí en este curso”, explica.

Aunque se considera una mujer recursiva y afortunada, a medida que ha ido aprendiendo, tiene clara la necesidad del capital para ampliar la productividad e ir creciendo y respondiendo a las necesidades del mercado que cada día va ganando.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here