Durante cuatro días se extendió la misión humanitaria helicoportada liderada por la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas para llegar a siete comunidades indígenas confinadas en sus resguardos por acciones de grupos armados ilegales en Dabeiba.

Después de vivir por dos meses con “miedo de salir”, hombres, mujeres y niños pertenecientes a 282 familias (974 personas) de los resguardos de Amparradó Alto y Medio, Jenaturadó, Cañaverales, Amoladora, Genaturadó, Antadó, salieron de sus tambos al escuchar el sonido de la aeronave que transportó 13 toneladas de alimentos no perecederos y elementos de aseo personal.

La operación aérea, prevista para dos días, se prolongó dos días más hasta el domingo y requirió 26 vuelos helicoportados por las difíciles condiciones climáticas en la zona selvática del cañón de La Llorona.

La llegada de esta ayuda humanitaria inmediata garantiza la seguridad alimentaria y sostenibilidad por un mes para mitigar la situación de confinamiento en estas comunidades embera, las cuales se ubican a dos y tres días de camino mular de la zona urbana de Dabeiba.

Para Luis Eduardo Guaseruca, gobernador del resguardo Amparradó Alto, “con esta ayuda queda contenta la comunidad porque no teníamos comida y nuestra comunidad es la más grande; aquí vivimos como 370 personas. Estamos agradecidos y ojalá nos sigan ayudando”.

El líder indicó que, desde febrero, han tenido limitaciones de movilidad y abastecimiento, ya que “no se puede salir por los caminos y montear para trabajar porque están minados y por eso estamos asustados. Aquí hace dos años murió con esa mina un muchacho de aquí del resguardo”.

Las autoridades indígenas en Antioquia han indicado que, por la disputa entre grupos armados ilegales como el ELN y el Clan del Golfo, varias comunidades que viven de la agricultura, caza, pesca y pequeña ganadería decidieron resguardarse por limitaciones a su movilidad. También denunciaron el uso de minas antipersonal.

Atención articulada

Por su parte, Wilson Córdoba Mena, director de la Unidad para la Reparación a las Víctimas en Antioquia, informó que “desde el principio de esta emergencia hay una respuesta articulada con la alcaldía municipal y la Gobernación de Antioquia y ahora, con nuestros cooperantes internacionales, ya tenemos la ruta establecida para atender este confinamiento y a estas siete comunidades con ayuda humanitaria inmediata”.

Para su transporte, la entidad gestionó con un consorcio de organizaciones humanitarias internacionales la contratación de la aeronave para el transporte de las 13 toneladas de alimentos y elementos para uso personal. La misión humanitaria fue apoyada en terreno por funcionarios de la Alcaldía y el personero de Dabeiba.

Durante este año, se ha coordinado la atención de 30 desplazamientos masivos en todo el país, que han afectado a 2.112 familias (6.918 personas), además de ocho confinamientos de 3.819 familias (10.494 personas).

En los últimos 12 meses, hasta el 15 de marzo de 2021, la Unidad para las Víctimas entregó ayuda humanitaria inmediata en dinero y especie, como apoyo subsidiario a las entidades territoriales por valor de 13.281.940 millones de pesos para la atención de estas emergencias.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here