El presidente Joe Biden visitará Texas este viernes junto a la primera dama Jill Biden en la que será su primera visita como presidente a una zona de desastre. Esto tras la histórica tormenta invernal que castigó severamente al estado la semana pasada y dejó a millones de personas sin luz ni agua.

Con la visita, el mandatario no solo busca inspeccionar los daños causados por la tormenta, para lo cual aprobó una declaración de desastre mayor, sino también alentar a la vacunación contra el coronavirus.

En Texas Biden visitará Houston, donde se reunirá con líderes locales para debatir los daños ocasionados por la tormenta, las ayudas federales y los progresos en la recuperación. Acompañado por el gobernador republicano Greg Abbott, también visitará un banco de alimentos para conocer y agradecer a los voluntarios que trabajan en él.

Pero antes de terminar su visita, el mandatario espera acudir a uno de los grandes centros de vacunación del estado, ubicado en el estadio NRG y administrado por el gobierno federal.

Según la Casa Blanca, el propósito de Biden en esta visita sería el de apoyar, no de llamar la atención por el desastre ocurrido, para el cual quedó claro que no estaban preparados.

“El presidente no ve la crisis y los millones de personas que se han visto afectadas por ella como un problema demócrata o republicano”, declaró este jueves Jen Psaki, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, citada por la AP. “Él lo ve como un problema en el que está ansioso por obtener alivio, por aprovechar todos los recursos del gobierno federal, para asegurarse de que la gente de Texas sepa que estamos pensando en ellos, que estamos luchando por ellos y que seguiremos trabajando en esto mientras se recuperan”.

“En este momento, estamos enfocados en brindar alivio a la gente del estado”, añadió Psaki.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here