El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, firmó tres decretos este martes que apuntan a las políticas de inmigración de línea dura de su predecesor y tratan de rectificar sus consecuencias. Las medidas incluyen establecer un grupo de trabajo diseñado para reunir a las familias separadas en la frontera entre Estados Unidos y México.

Los últimos decretos se basan en las acciones tomadas durante los primeros días de Biden en el cargo. Y comienzan a proporcionar una imagen más clara de las prioridades de inmigración de la administración.

 «No estoy haciendo una ley nueva, estoy eliminando las malas políticas», dijo Biden en la Casa Blanca, sobre la serie de decretos que firmó. En el evento lo acompañó la vicepresidenta Kamala Harris. También, el recién confirmado secretario de Seguridad Nacional Alejandro Mayorkas.

«Se trata de cómo Estados Unidos es más seguro, más fuerte y más próspero cuando tenemos un sistema de inmigración legal justo, ordenado y humano», añadió el mandatario.

 Los decretos firmados este martes apunten en gran medida a revisar políticas y no tienen un impacto inmediato. Lo que preocupa a activistas y abogados de inmigración que luchan por encontrar respuestas sobre el futuro de los inmigrantes sujetos a las políticas de la era Trump.

Alida García, vicepresidenta de defensa de FWD.us, le dijo a CNN que estaba entusiasmada con los anuncios del martes. Sin embargo, señaló que también hay «frustración sobre la urgencia que existe para que los proveedores de servicios tengan claridad en su capacidad para asesorar a las personas en situaciones de vida o muerte».

«Esperamos escuchar pronto más logística dura», agregó.

Horas después de comenzar su presidencia, Biden tomó medidas para deshacer rápidamente muchas políticas de la administración de Trump. Lo hizo a través de acciones ejecutivas. También envió un proyecto de ley de inmigración al Congreso. Pero su administración ya enfrenta obstáculos legales para implementar esas políticas. La semana pasada, por ejemplo, un juez federal bloqueó temporalmente la pausa de 100 días de Biden en las deportaciones, mientras el caso avanza.

 El Senado votó 56-43 este martes para confirmar a Alejandro Mayorkas como secretario de Seguridad Nacional. Es el primer latino e inmigrante liderar el departamento.

Crear un grupo de trabajo para reunificar familias: una apuesta de Biden en inmigración

Durante su campaña presidencial, Biden se comprometió a establecer un grupo de trabajo para identificar y reunificar a familias separadas en la frontera entre México y Estados Unidos. A cientos de niños los separaron de sus padres bajo la polémica política de «tolerancia cero» de la administración de Trump. El nuevo grupo de trabajo se deriva de esa promesa.

El grupo de trabajo estará presidido por el secretario del Departamento de Seguridad Nacional. Además, trabajará en todo el gobierno de EE.UU., junto a socios, para hallar a los padres separados de sus hijos durante la administración anterior. Se informó previamente que se espera que la primera dama, Jill Biden, tenga un papel activo en el grupo de trabajo.

El equipo se encargará de identificar a todos los niños separados de sus padres o tutores legales en la frontera sur. Así como de facilitar y permitir la reunificación de los menores con sus familias. Además de proporcionar informes periódicos al presidente, incluido uno con recomendaciones.

Las consecuencias de la política de «tolerancia cero» que llevó a la separación de miles de familias todavía se sienten actualmente. Los abogados no pueden comunicarse con los padres de 611 niños a quienes funcionarios fronterizos separaron de sus padres entre 2017 y 2018. Esto según la última presentación judicial en un caso de separación familiar en curso.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here