Ayde Haggins, una peruana de ojos marrón, una mirada profunda, rizos castaños y una sonrisa encantadora, logró conquistar Nueva York con su delicioso sazón, el cual conserva de sus raíces.

A pesar de que a lo largo de su vida se ha enfrentado a muchos obstáculos, jamás se ha doblegado ante las adversidades. El sueño de ser una mujer independiente, su pasión por la cocina, inteligencia, confianza en sí misma y ganar la batalla contra sus miedos, han sido sus pilares fundamentales que llevaron al éxito a Ayde Haggins.

En el 2015 abrió su primer restaurante, Mistura Peruvian American Food, el cual fue inaugurado por el alcalde de White Plains, Tom Roach.

En 1992 trabajó y estudió en el Westchester Community College, para luego ingresar al Instituto de Artes Culinarias de Manhattan, New York.
Ayde Haggins también trabajó en el Hospital de White Plains y el Hospital de Greenwich en Connecticut.

La pasión que siente por la cocina y deseo de ayudar a los demás a emprender la llevó a brindar asesorías a personas interesadas en la apertura de restaurantes y otros tipos de negocios, algo en lo que también le ha ido muy bien.

Su esfuerzo y dedicación la han llevado a ser merecedora de excelentes reconocimientos en gastronomía, principalmente por la elaboración de platillos peruanos y gourmet internacionales.

No ser conformista, tener actitud, no temer a los cambios, valerse de confianza, rodearse de personas que amen lo que hacen y tener un excelente equipo de trabajo, han sido las claves del éxito de esta peruana, que sigue con el mismo entusiasmo que tenía cuando salió de su país, para enfrentarse a una vida distinta que le permitiera a ella y a su familia cumplir sus sueños.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here