El candidato del Movimiento al Socialismo Un rato antes de que se conocieran estas cifras, el vocero del Movimiento al Socialismo (MAS), Sebastián Michel, había pedido terminar con el retraso en torno a los resultados de las elecciones presidenciales y reconocer que el candidato de esta fuerza política había ganado con más del 45 % de los votos.

“Necesitamos dar certidumbre a la población”, afirmó Michel en entrevista con el canal Unitel cuando ya habían pasado seis horas después del cierre de las urnas y la sociedad boliviana se mantenía en vilo, sin un dato oficial ni extraoficial de resultados.

Agregó que a los medios de comunicación y a las empresas no les cuesta nada dar a conocer los resultados de las encuestas de conteo rápido que deberían haberse dado a conocer dos horas después de que culminara la votación.

“Hay que ser claros y contundentes, decir que hay un frente político que esta con el 45 % de los votos (Arce); y que el segundo (Carlos Mesa) está por llegar al 30 %, y el tercero (Luis Fernando Camacho) ya pasó del 15 % pero no llega al 20 %”, señaló.

También advirtió que el país necesitaba certidumbre y que había una gran susceptibilidad. “Lo hemos hablado con muchos de los observadores. No entienden si es ineficiencia, si es el peor órgano electoral de América Latina o si son funcionales a una estrategia del gobierno que pretende ganar dos o tres días para generar violencia y generar un espacio de poder militar para poner en vilo otra vez a la democracia”, advirtió.

Desde Buenos Aires, en donde se encuentra exiliado, el derrocado presidente Evo Morales celebró el triunfo del MAS.

“Hemos recuperado la democracia”, afirmó. Cuando se dieron a conocer las tendencias, el Órgano Electoral Plurinacional sólo había contabilizado el 3.59 % de los votos, y le otorgaba una ventaja del 54.35 % a Mesa, mientras que ubicaba al MAS en segundo lugar con el 30 % de los sufragios.

El retraso de los resultados de las elecciones presidenciales de Bolivia desató un clima de incertidumbre y especulaciones que enrarecieron una jornada que se había desarrollado sin mayores incidentes.

Ante la falta de datos, tanto los oficiales como los resultados de los sondeos a boca de urna realizados por empresas privadas, aumentó la desconfianza que ya había desatado en algunos sectores la decisión del Tribunal Supremo Electoral (TSE), que la víspera suspendió de manera sorpresiva el sistema de conteo rápido que se había anunciado para esta elección.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here