El ataque se produjo cuando estas personas regresaban a sus hogares, procedentes de la localidad de Pissila, con la esperanza de que la situación de seguridad hubiera mejorado.

La Agencia de la ONU para los Refugiados(ACNUR) explicó que la caravana de 46 personas sufrió una emboscada por parte de un grupo armado cerca de la aldea de Ouintokoulga, en la provincia de Sanmatenga, ubicada en la zona centro-norte del país.

Los supervivientes de la masacre explicaron que los asaltantes mataron a veinticinco hombres, a los que se separó del grupo y se ejecutó, y que otro resultó gravemente herido.

Posteriormente, los atacantes liberaron a las mujeres y los niños y huyeron del escenario del crimen.

Las familias sobrevivientes lograron llegar de nuevo a Pissila, a nueve kilómetros de distancia, donde un organismo socio de ACNUR les proporcionó apoyo psicológico.

 El representante de la agencia en el país africano se mostró apenado por este crimen y lo calificó de “brutal e insensible”.

La crisis de desplazamiento y protección en Burkina Faso se ha convertido en la de más rápido crecimiento a nivel global, superando el millón de personas desplazadas -más de una por cada 20 habitantes- debido a la creciente violencia dentro del país.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here