Luego de que Gabriela Badilllo escuchara un poema de Miguel Portillo, supo que quería difundir las lenguas indígenas por el mundo.

El proyecto sin fines de lucro, “68 voces, 68 corazones” busca eso, preservar las lenguas indígenas porque cuando muere una lengua, la humanidad empobrece, afirma Portillo en su poema.

“68 voces, 68 corazones” es una serie animada que relata historias de pueblos indígenas contadas en su propia lengua.

Mi abuelo era de Yucatán, su generación abandonó la lengua nativa, nosotros ya no logramos aprender nada, expresó Badillo. En ese momento, ella fue capaz de comprender todo lo que se había ido con su abuelo: tradición, cultura e historia.

Así que decidió, junto a un grupo de jóvenes crear este proyecto sin fines de lucro para expresar la importancia culturas que tienen las lenguas indígenas y la poca protección que han recibido por parte del mundo, ayudando a aumentar el orgullo por las mismas.

Pero, para llevar a cabo su idea, tuvo que inscribir el proyecto para poder conseguir los fondos necesarios. Consejos Nacional de Cultura y Artes, confío en ella. Los primeros cuentos trajeron consigo una avanlancha de confianza y más instituciones se comenzaron a sumar, afirma.

El salto llegó

Con el apoyo de INALI, abreviatura del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas, logró avanzar y conocer comunidad, adentrarse en la riqueza de culturas qué hay en ellas con apoyo de los locales, dándole más vida al proyecto.

68 voces, 68 corazones, es ahora una iniciativa que toma fuerza y se expande. Finaliza diciendo: son 68, porque quiero darle importancia a cada una, cada historia y lengua.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here